Published On: Dom, Ene 3rd, 2021

El Año de la pesca milagrosa.

Share This
Tags

Basado en libro de Lucas Capitulo 5 versículos del 1 al 10.

Ahí estaba Pedro frente a este hombre llamado Jesús. Pedro era un exitoso pescador con años de experiencia. Tras una larga jornada de trabajo estaba agotado, cansado, desgastado. Había intentado en vano toda la noche recoger en la red el pescado con cuya venta seguramente  sustentaba su casa, pagaba las cuentas y el sueldo de su gente.  Y ahora Jesús le decía que tirara de nuevo la red al mar en un horario en que incluso los peces  descansan. ¿ Como era posible que el hijo de un Carpintero le viniese a decir a Él como y donde debía debía pescar? Protesto. Claro que sí. El sabía lo que hacía. Tenía la experiencia y el conocimiento acumulado de años de ejercicio de su profesión. Se había construido un nombre al respecto y tenía el control de su entorno. Era un hombre hecho así mismo y por sus propias circunstancias. Pero algo en su interior le hizo obedecer y tirar la red. Fue solo un instante y al recogerla sintió la fuerza y la resistencia con la que el cardumen intentaba apoderarse de la red. Vinieron sus amigos apostados en los botes cercanos quienes con esfuerzo ayudaron a recoger la red y llenar de tal manera de peces el bote que por un momento vieron como cierta la posibilidad de que la nave zozobre.

Pedro, aturdido,  viendo a Jesús sonreír se hinco emocionado ante El y lo reconoció como Hijo de Dios. 

Claro que si pones atención a la historia en estos versículos descubrirás una secuencia interesante de pasos que culminaron con la barca llena de peces y con Pedro siendo llamado a una nuevo y más grande desafío.

Aunque fue Jesús quien busco a Pedro… Pedro estuvo atento al llamado de Jesús.  Fue, sin embargo, Pedro quien a pesar de su cansancio y su agotamiento por la larga jornada de trabajo accedió a la ayuda que se le solicitaba. Fue también Pedro quien respetuosamente escucho la palabra que Jesús entregaba a la gente que estaba en la playa. Y si bien tenía sus reparos en cuanto a la forma de pescar el cómo y el donde, obedeció tirando la red donde se le dijo y cuando Jesús le dijo. Tomando la decisión de actuar porque Jesús se lo pedía. No actuando por iniciativa propia sin antes tener una palabra de Jesús que lo moviera a la acción Mas aún dejó de lado sus propios conocimientos para someterse a la voluntad de uno que, aparentemente, no conocía su vida ni su oficio.   Fue Pedro quien también recibió la bendición de los peces y supo agradecer emocionado,  con el corazón humillado,  reconociendo sus faltas y dejándose llevar por Jesús para comenzar una nueva senda, un nuevo camino un más grande desafío.

Este 2020  Ha sido  un largo año para todos. Largo, duro y agotador año para todos. Sigamos los pasos de Pedro. Dejemos de lado nuestro cansancio, nuestro agotamiento y escuchemos lo que Jesús tiene que decirnos para activar acciones específicas de nuestras vidas. Hagamos caso de su palabra y dispongámonos a intentarlo una vez más, a pesar de nuestro cansancio y nuestro agotamiento.  No nos dejemos gobernar por nuestros propio conocimiento y nuestras propias convicciones y actuemos sin vacilar de acuerdo a la cantidad de fe y conocimiento del que dispongamos.  Apostemos por Jesús como el centro de nuestra vida y como rector de nuestras actividades diarias. Tomemos su ejemplo para establecer una guía de  nuestro accionar.  

Quienes han logrado ESTABLECER UNA RELACION CON JESÚS sabrán que frente a todo cansancio, agotamiento y esfuerzo así como frente a cualquier necesidad Él siempre llega a tiempo y siempre tiene algo que decirnos que nos edifique, nos levante, nos estimule y nos prepare para comenzar de nuevo con más fuerzas y siempre renovado.

Para este 2021 preparémonos para recoger la red y las bendiciones conscientes de que requeriremos la ayuda de aquellos buenos amigos que hemos cultivado en un mismo sentir en tiempo de dificultad, y que han estado durante todo este año difícil al lado nuestro.

Escuchemos también el llamado de Jesús… “a todo el que viene a mi yo no le hecho fuera”. Jesús está llamando y hoy más que nunca necesita pescadores dispuesto a en su nombre echar la red. Seamos actores y protagonistas de este 2021,  año de la pesca milagrosa para todos nosotros.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

El Año de la pesca milagrosa.