Published On: Sáb, Jul 27th, 2019

La enfermedad de Parkinson o la “parálisis agitante”

Share This
Tags

“El Parkinson, es mi pelea más dura. Es difícil de explicar. Me están poniendo a prueba para ver si sigo rezando, para ver si mantengo mi fe. Dios pone a prueba a toda gran persona” (Muhammad Ali, el mejor boxeador de la historia, en la categoría de los peso pesados).

El mal de Parkinson, es una enfermedad neurodegenerativa, progresiva y multisistémica que afecta el sistema nervioso central, y que se inicia, generalmente, en las personas que tienen entre los 50 y los 60 años.

Es una enfermedad crónica y progresiva, cuya etiología se desconoce, que afecta el movimiento y causa una pérdida paulatina de la capacidad física y mental, hasta llegar a la incapacidad total. Se produce una condición mental denominada bradifrenia, es decir, un enlentecimiento de las funciones psíquicas.

El Dr. James Parkinson –quién describió por primera vez este mal– lo llamó “parálisis agitante”, poniendo de relieve los dos componentes de la enfermedad: la rigidez (o parálisis) y el temblor (o agitación) que experimentan los pacientes.

Los síntomas comienzan a presentarse en forma gradual, y la enfermedad puede iniciarse con un temblor apenas perceptible en una de las manos, pero luego, los temblores se convierten en algo habitual y quedan fuera del control voluntario de la persona. Por otra parte, la enfermedad también puede causar en el paciente un significativo nivel de rigidez corporal y facial, así como también una marcada disminución del movimiento.

En ciertas etapas del Parkinson, el rostro de la persona puede presentar una leve o nula capacidad de expresión (llamado aspecto de “máscara”). Asimismo, es posible advertir que los brazos no se balancean de manera natural cuando el sujeto camina, en tanto que el sonido de su voz al hablar se vuelve bajo, suave o incomprensible. Los síntomas del Parkinson se agravan, en la medida que el mal va progresando.

De acuerdo con la Guía Clínica del Mal de Parkinson, así como con el seguimiento que los investigadores han hecho de miles de pacientes, la mayoría de las personas afectadas se encuentran en una suerte de doble y clara vulnerabilidad, a saber: vejez y discapacidad.

Los signos y síntomas de la enfermedad pueden darse de manera diferente en cada paciente. Es así, por ejemplo, que las primeras señales pueden presentarse en forma leve y pasar inadvertidas para las propias personas. A menudo, los síntomas comienzan en un lado del cuerpo y, usualmente, continúan empeorando en ese lado, incluso, posterior al hecho que los síntomas comiencen a afectar a ambos lados del organismo.

Algunas de las señales del Parkinson pueden incluir los siguientes síntomas:

  1. Aparición de temblores: el temblor, movimiento involuntario o sacudida, comienza, generalmente, en una extremidad. A menudo, aparecen en una mano o dedos, los que pueden tiritar o dar leves sacudidas, aún cuando el sujeto está en reposo. Luego, puede afectar los brazos, piernas, mandíbula y la cara.
  2. Movimientos lentos (llamado también bradicinesia): es decir, se produce una lentificación de los movimientos, especialmente de los movimientos voluntarios complejos. Con el paso del tiempo, el mal de Parkinson comienza a afectar la movilidad del sujeto, haciendo que las tareas más simples de motricidad fina se hagan cada vez más difíciles y le lleve a la persona más tiempo el poder realizarlas. Es posible, que al caminar, el sujeto arrastre los pies, los pasos que dé sean cortos y rápidos, con dificultad para pararse, se produzcan algunos problemas de pérdida de equilibro, de coordinación y episodios de bloqueo (los pies parecen que están pegados al suelo). A menudo, le puede  resultar difícil levantarse de una silla o de la cama para hacer su aseo personal, requiriendo de ayuda por parte de terceros.
  3. Rigidez muscular: puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, en tanto que los músculos rígidos pueden provocar dolor y limitar el movimiento  de la persona.
  4. Alteración de la postura corporal y del equilibrio: la postura física se vuelve marcadamente encorvada y pueden producirse algunos problemas de equilibrio.
  5. Pérdida de los movimientos automáticos: el paciente muestra una capacidad reducida para realizar ciertos movimientos inconscientes, tales como parpadear, sonreír o balancear de manera normal los brazos cuando camina.
  6. Cambios y alteraciones en el habla: el paciente comienza a hablar en voz baja o comienza a dudar antes de hablar. El tono y ritmo del discurso puede escucharse más monótono, debido a la falta de inflexiones de voz habituales.
  7. Alteraciones en la escritura: a la persona puede resultarle más difícil escribir en forma legible al tiritarle la mano, en tanto que la letra se hace más pequeña.

¿Cuáles son las causas del mal de Parkinson? Algunas células nerviosas (o neuronas) del cerebro sufren una suerte de degeneración y mueren gradualmente. Muchos de los síntomas, obedecen a la pérdida de aquellas neuronas que producen dopamina. La dopamina, además de ser un mensajero químico, es un neurotransmisor que está presente en diversas áreas del cerebro, siendo muy importante para la función motora y que resulta, asimismo, ser relevante en relación con todas aquellas respuestas nerviosas que están relacionadas con la expresión de las emociones. Por lo tanto, cuando los niveles de dopamina en el cerebro disminuyen, se genera una anomalía en la actividad cerebral, lo que termina por causar los síntomas del Parkinson.

Si bien se desconoce, con exactitud, la causa del mal, existen algunos que factores que parecen influir en su desarrollo: (a) Factor genético: ciertas mutaciones genéticas podrían ser la causa del Parkinson. Sin embargo, éstas no son muy comunes, salvo en algunos casos en que diversos integrantes de la familia padecen la enfermedad, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson. (b) Desencadenantes ambientales: la exposición a ciertas toxinas o factores ambientales puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Entre algunos factores de riesgo para desarrollar Parkinson, se incluyen los siguientes:

  1. La edad de la persona: los adultos jóvenes rara vez padecen la enfermedad de Parkinson. Originalmente, este mal se presenta en la etapa media o avanzada de la vida, y los riesgos aumentan con la edad. Los individuos manifiestan la enfermedad, normalmente, entre los 50 y los 60 años.
  2. Predisposición genética: tener un pariente cercano que sufra Parkinson aumenta las probabilidades de que alguien más en la familia desarrolle el mal. Sin embargo, los riesgos de que esto se concrete son bajos.
  3. Sexo: los varones, en general, son más propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson que las mujeres.
  4. Exposición a toxinas: el contacto y la exposición habitual a metales pesados, herbicidas, insecticidas, pesticidas, etc., puede incrementar  el riesgo de enfermedad de Parkinson, tales como la rotenona, el paraquat, el glifosato, etc.

El mal de Parkinson a menudo está acompañado de algunas problemáticas adicionales:

  • Dificultad para pensar: es probable que el paciente presente problemas cognitivos (demencia) y dificultad para pensar y organizar su pensamiento. Esto suele suceder en las etapas más avanzadas del Parkinson. (Este tipo de problemas cognitivos no suele responder a los medicamentos).
  • Problemas para masticar, deglutir y comer: es posible que la persona desarrolle dificultades para tragar a medida que va evolucionando la enfermedad. La saliva puede acumularse en la boca del sujeto afectado, como consecuencia de la forma lenta de tragar y, a raíz de ello, producirse el babeo.
  • Problemas para dormir y presencia de trastornos del sueño: algunos pacientes con Parkinson presentan problemas para dormir, tales como: despertar varias veces durante la noche, despertar temprano o quedarse dormidos durante el día.
  • Disfunción del olfato: es posible que se produzcan problemas con el sentido del olfato y dificultades para identificar algunos olores, o para diferenciarlos.
  • Depresión y cansancio: los pacientes con Parkinson tienden a experimentar una profunda depresión, al mismo tiempo que sufran la pérdida de su energía y mucha fatiga, en especial, al final del día.

Debido al hecho que se desconoce con exactitud la causa del Parkinson, las maneras probadas para prevenirla también son un misterio, si bien, en algunos estudios se ha señalado, que el ejercicio aeróbico, podría reducir el riesgo de desarrollar el mal. Sin embargo, hoy por hoy, no se conoce una alimentación, dieta, estilo de vida o rutina de ejercicios específicos que puedan proteger a las personas de padecer Parkinson. 

Existen algunos medicamentos específicos que ayudan a mejorar la sintomatología que acompaña a la enfermedad. En casos severos, una cirugía y estimulación cerebral profunda –electrodos implantados en el cerebro que envían pulsos para estimular las partes del cerebro que controlan el movimiento– puede ayudar.

Lo que sí se puede hacer, es estar atento a la sintomatología inicial, con la finalidad de obtener un diagnóstico temprano, con el objetivo de tomar todas las medidas necesarias –a través de un equipo interdisciplinario de especialistas–, que puedan ayudar a la persona a llevar una calidad de vida que sea lo más normal posible.

Dr. Franco Lotito C. – www.aurigaservicios.cl

Académico, escritor e investigador (PUC-UACh)

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La enfermedad de Parkinson o la “parálisis agitante”