Published On: Dom, Jul 21st, 2019

La mentira política en el Incidente Essal

Share This
Tags

Los chinos usan un refrán… «Una mentira aun cuando la repitan muchas veces sigue siendo una mentira». Esto es parte de lo ocurrido los últimos 10 días en torno al incidente Essal. La repetición constante de muchas mentiras conectadas entre sí, por parte de quienes buscan diferentes objetivos, comienzan a contarse por verdad, pero siguen siendo mentira. Una mentira bien contada resulta agradable, sabrosa , incluso util para determinados fines pero tarde o temprano finalmente se pagan las consecuencias.

El Incidente Essal es parte de esa mentira que se repite una y otra vez. Mentira de años. Mentira bien lograda. Mentira con complicidades. Pero hay otras mentiras.

Hay algunos medios de comunicación que han utilizado la mentira y la desinformación  para alcanzar algún protagonismo que los ubique a la cabeza de los informativos y como forma de agradar a aquellos  que forma parte y columna de un movimiento de indignados que requieren una marcha y una consigna para calmar su impotencia y desesperación frente a un crisis tremenda y terrible como la falta de agua. El intendente Jürgensen no fue ni actuó como vocero de Essal  como señalo el señor Mosciatti en su temida columna. Eso es mentira. Y tratar de inculpar al Intendente es parte de la vieja batalla que se impulsa desde el municipio por sacar el beneficio que todos esperan de un nuevo intendente. Recursos económicos. No todo se soluciona con «plata»  también existe la gestión, la buena voluntad, la disposición. Los gitanos con dientes de oro y grandes cadenas por mucho dinero que ostenten siguen siendo gitanos. La «plata» es y será  el estandarte de los miserables, de los ignorantes, de los soberbios  y de los nuevos ricos, y el afán  de los que buscan comprar clase y posición.

Pero volvamos a la mentira.

Hay actores políticos y sociales que han mentido descaradamente sabiendo y conociendo lo que la ley puede hacer y no puede hacer en materia de licitaciones pero que han preferido omitir algunas verdades a fin de congraciarse con los indignados vecinos que sufren la falta de agua potable.

Lo que yo «quiero» y lo que yo «puedo  hacer»  son cosas muy distintas en un estado de derecho. No se le puede quitar a Essal, así como así, la concesión y distribución del agua. Menos  si  aun no finaliza la investigación. Menos si la crisis no es superada. Menos si no existe quien se haga cargo de la distribución del agua y cuente con la maquinaria y los equipos suficientes. Salvo que la nueva adjudicación ya este arreglada. Pero de todas manera no se puede quitar de manera inmediata. Debe haber al menos un proceso de traspaso o transición entre un concesionario u otro. Aun cuando sea el Estado o los militares que se hagan cargo de la distribución del agua.  Esto no es un negocio de esquina donde el arrendatario se va  y se lleva su cosas en un camión.  El tema es mucho más complejo. Un nueva licitación duraría por lo menos 100 días. Además nadie puede negociar o trabajar con una pistola en la cabeza a punto de disparar. Por lo tanto todas las bravatas de «quitar la concesión» dichas en medio de una crisis fueron solo bravatas para obtener figuración y aplausos de los indignados vecinos. Ósea una mentira. Si Essal no se va habrán fracasado en el ejercicio de sus funciones. A menos que esta bravata tenga origen el desconocimiento…por lo que también debieran irse quienes no saben lo que se puede o no se puede en un estado de derecho.

Levanten la mano las autoridades y dirigentes sociales, los líderes gremiales y comunitarios, los políticos, candidatos o precandidatos e incluso los medios de comunicación que promovieron   la salida de Essal en medio de una crisis y que contribuyeron con ellos a la exacerbación de un clima que pudo terminar en una grave explosión social. Porque propuesto aquello si Essal no se va quiere decir que ustedes simplemente han fracasado en el ejercicio de sus representaciones y no han actuado de forma responsable. Quedarse es no tener escrúpulos ni respeto por los ciudadanos inteligentes.

En una arista paralela ojo con la fiscalía. Ha decidido iniciar una investigación de oficio por un problema sanitario que afecta al 90% de la comuna de Osorno como es el tema del agua… pero no ha iniciado ninguna investigación de oficio por el colapso del vertedero de Curaco, la operación de Servitrans y el retraso del nuevo relleno sanitario que afecta no solo a la comuna sino que a toda la provincia  de Osorno, siendo este un problema tanto o de igual gravedad que el incendio del basural clandestino de Ovejería y sus efectos en las napas subterráneas y el medio ambiente.

Volviendo a las mentiras hay otros actores que han asumidos posturas de empatía tan falsa como repartir leche y yogurth en las poblaciones a los vecinos más humildes… pero llevando una cámara que grabe y registre el «Honorable» instante de misericordia política. No hay nada más falso y repudiable que la utilización de la miseria, la pobreza y la angustia como instancia para una foto de perfil publicitario.  Otros debiendo cumplir funciones de gobierno en áreas muy lejanas al agua potable han salido con balde en mano, y literalmente «arrastrando las patas » para  acarrear agua para la foto. Mejor quédense en su casa y en sus oficinas y cumplan con las obligaciones que les impone el estado, para ellos fueron contratados.

Otros emplazaron a Guillermo Pickering pero solo para el show businnes. Estuvo en Osorno y nadie le dijo nada.  Hasta el día de la visita el millonario DC todavía era una opción para «colaborar» con financiamiento para algunas candidaturas municipales. Cinco días después de iniciada la crisis y cuando dijo «no mas financiamiento», aparecieron aquellos que estaban escondidos y le soltaron la jauría. Que levante la mano quienes no han recibido respaldo económico para campañas politicas  de Aguas Andinas o de Essal en la zona. En todo caso,  esto es solo una apreciación mía, yo solo soy un vecino más de los «sectores populosos» …que sabré yo de estas patrañas.

Lo que sé es que la mentira se está convirtiendo en un activo político que valida desde el maquillarse esmeradamente para salir en televisión  hasta asumir falsas posturas reivindicacionistas y opinar para estar presentes con actitud de vecino indignado;   esto,  tras un fin electoral, por falta de atención social, en búsqueda de un rédito comercial publicitario incluso solo por aparecer, como aquella señora que le puso colorante azul al agua potable para salir en los medios.

La verdad es que el incidente Essal es un tema amplio de abordar, profundo,  con aristas diversas, que incluyen desde el manejo de la sanitarias en Chile, hasta las concesiones a empresas de preferencia española, el modelo de sistema de licitaciones públicas, los grupos económicos que operan, la vulneración de la ley del lobby, las irregularidades en  las fiscalizaciones, las sanciones omitidas, las multas cursadas y no conocidas, la falta de capacitación de nuestras autoridades políticas de todo el espectro y otros tantos temas.  Este  un tema tan complejo y tan profundo que el Incidente Essal es solo una arista media  de las muchas mentiras que nadie quiere enfrentar más aun cuando estamos tan bien ubicados en el ranking de las ciudades con mejor calidad de vida y entre los países  con menor corrupción.

¿ cuántos querrán conocer realmente lo que es la verdad ?

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La mentira política en el Incidente Essal