Published On: Mié, Nov 15th, 2017

La responsabilidad en la formación ciudadana

Share This
Tags

Recientemente la Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer los resultados del Estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana ICCS 2016, el que evalúa la preparación de los jóvenes de 8° básico para asumir su rol como ciudadanos. La medición señaló que nuevamente nuestros estudiantes se encuentran bajo los promedios internacionales. Sin embargo, algunos de los aspectos positivos que podemos rescatar, son la alta valoración por la igualdad de género y por la igualdad de derechos de diferentes grupos étnicos o raciales, así como también, por la alta participación que manifiestan tener dentro de las escuelas y en acciones de voluntariado.

Si analizamos detalladamente el estudio ICCS 2016 – el cual se puede revisar en www.agenciaeducacion.cl – constatamos que en nuestro país las escuelas estarían haciendo un gran esfuerzo por contribuir a la formación cívica y al compromiso con el desarrollo social, a pesar de que los resultados de la prueba muestran una distancia muy significativa de participación en el contexto escolar.

Uno de los factores considerados en este estudio es el conocimiento cívico, el cual es importante de fomentar al interior del aula porque nos permite contribuir en la formación de ciudadanos que valoren la organización en sociedad y del sistema democrático. El puntaje obtenido por Chile (482 puntos) es significativamente más bajo que el promedio internacional (517 puntos), aunque entre los países latinoamericanos participantes, Chile y Colombia son los que presentan mayor puntaje en la escala de conocimiento cívico.

Estos resultados dejan en evidencia que cualquier esfuerzo realizado por la escuela como institución que aporta al conocimiento cívico, se ve diluido si no existe un respaldo de la sociedad en su conjunto, para que impacte además en el mejoramiento de las instituciones y en el bienestar social. Si la formación integral no tiene un refuerzo fuera de la escuela, caerá en el vacío. Si lo que la escuela plantea como un ideal de convivencia no se refleja en las actitudes y comportamientos de la ciudadanía y sus actores adultos de manera coherente, sembrará incertidumbre y desconfianza hacia los representantes, hacia las autoridades y sus instituciones.

El ciudadano de la democracia no nace sabiendo cómo debe desempeñar su rol, a pesar de que la sociedad demanda que participe y se responsabilice de los asuntos comunitarios. La ciudadanía se vive y aprende desde el seno de la familia, en la interacción continua entre padres y hermanos. Además se desarrolla y practica en la escuela, mediante los procesos de socialización, participación, reflexión y resolución de conflictos. Y se fortalece y ejerce en el ámbito de la sociedad, donde encuentra su máxima realización.  Por tanto, familia, escuela y sociedad, están llamadas a ser grandes maestras de la formación ciudadana y del ejercicio de la convivencia cívica y democrática.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La responsabilidad en la formación ciudadana