Published On: Jue, Abr 27th, 2017

El silencioso llanto de Amaro.

Share This
Tags

Son cientos de casos de estudiantes de distintos niveles de la Educación Pública o privada que  llegan año a año hasta la Superintendencia de Educación de la Región de los Lagos para presentar sus reclamos sobre las más diversas situaciones. Algunas de las cuales son calificados derechamente como maltrato estudiantil. La Superintendencia de Educación señalo que durante el año 2016 se recibieron un total de 220 denuncias por maltrato a estudiantes cifra que aumentó un 36,6% en relación al año anterior. Del total de denuncias recibidas en la Región (511), las denuncias por maltrato  corresponden al 43,1%. Sin embargo los cuadros estadísticos que proporciona la Superintendencia de Educación se enfocan netamente entre el maltrato físico y el maltrato sicológico delimitando y excluyendo así otro tipo de situaciones que no son suficientemente claras y que podrían estar generando dudas entre los padres a la hora de buscar ayuda y a la hora de presentar situaciones confusas que afecten tanto a padres como alumnos.

Esa situación de ambigüedad e incerteza con respecto al tipo de denuncia que se debe efectuar  es la que ha llevado a la familia de un menor de 5 años 4 meses de edad a tomar distancia de la denuncia efectiva y reflejar públicamente su malestar y su molestia.

Se trata de un matrimonio joven quienes matricularon a su hijo de 4 años de edad en el Primer Nivel de Transición del Colegio Santa Marta de Osorno. La decisión se adopto luego de la positiva experiencia de una hija matriculada también en el mismo establecimiento y cuyos logros académicos y actitudicionales son reconocidos por los directivos del establecimiento educacional aludido.

Sin embargo esa experiencia positiva no resulto para Amaro de 4 años quien incompresiblemente se convirtió en un niño inmanejable para el Primer Nivel de transición de este establecimiento. De ello dan cuenta las cuatro suspensiones que debió sortear el menor el año 2016 y las dos suspensiones que debo enfrentar el año 2017.

Para los padres del menor  el año 2016 estuvo marcado por reiteradas citaciones que obligaron a solicitar, en horarios de trabajo,  los permisos correspondientes cada vez que ocurría alguna situación que en el establecimiento consideraban grave. Lo que fue generando un estrés en los padres que se fue acumulando y que llevaron  finalmente a principio de este año y luego de dos suspensiones a retirar al menor del establecimiento.

Tuvimos acceso al informe emanado por la institución con fecha junio del 2016 que relata que el alumno tiene una «conducta dispersa, muy inquieta y violenta». El documento agrega   que el alumno empuja a sus compañeros de la silla y «ha pichado con punzones». «corre de lado a lado en la sala», «No habla en voz alta y prefiere hablar con la educadora al oído» , «juega en solitario» » no demuestra predilección por juegos» y otras consideraciones que resultan inductivas al prejuicio pero que reflejan a un niño inquieto, hiperactivo y con problemas de lenguaje. «acumula muchas comunicaciones a la casa por sus conductas agresivas» señala el informe.  No deja de llamar la atención, eso si, que el menor tenga acceso a «punzones» al interior de la sala de clase, lo que podría provocar claramente accidente hacia sus compañeros y hacia el mismo menor.

Revisamos las comunicaciones enviadas a los apoderados y las acusaciones por parte del establecimiento resultan  un poco abultadas y nuevamente inductivas :

 «a sus compañeros los empuja y a veces los bota» ; «boto a un amigo aplastándolo», «le metió los dedo en los ojos y su amigo quedo llorando por bastante rato», «nuevamente agredió «, » Le piso el dedo a un compañero»; «mordió a un compañero en su espalda sin provocación alguna «, » Golpeo  en la cabeza con un libro bastante grueso a un compañero», » Le vertió el yogurt a una compañera en la ropa»; «Pincho a un amigo con el lápiz grafito muy fuerte»; «vierte el pegamento sobre el trabajo de un compañero».  Son 21 comunicaciones de este tipo emitidas  año 2016 y en  dos se relata que el Niño «Hoy se porto bien».

La expresiones  : » Nuevamente», «Otra Vez» ,»Rogamos conversar con él»,  «Una vez más»  denotan claramente un cierto nivel de astio  frente a un menor que definitivamente no pueden controlar.

La educadora diferencial del establecimiento emite un informe descriptivo individual  que señala que Amaro «demuestra poseer una notable capacidad intelectual»  y ciertos niveles de dificultad de coordinación visomanual.

El establecimiento deriva al menor hasta el Neurólogo Infantil  de la Universidad Católica Patricio Hernán Guerra García quien en un informe fechado el 29 de junio del 2016 señala que el menor presenta un «examen neurológico normal» siendo portador de Dislalias (problemas de pronunciación), temperamento impulsivo y distractil con riesgo de evolucionar a un déficit atencional .

El profesional señala una serie de recomendaciones que incluyen terapia fonoaudiologica, terapia ocupacional, 10 horas de sueño, entrenamiento disciplinario en el colegio y en la casa, actividad física intensa y 8 gotas de Spiron POR LA NOCHE  de lunes a Domingo por 3 meses. Un medicamento usado para el Tratamiento de la psicosis esquizofrénica crónica y aguda. Tratamiento de alteraciones del comportamiento en pacientes con demencia en los cuales síntomas como agresividad, alteraciones de la actividad o síntomas psicóticos son prominentes  y cuyo uso en niños menores de 15 años  no se recomienda pues no se ha establecido seguridad y eficacia en su aplicación.

A pesar de aquello con fecha 3 de agosto desde el establecimiento educacional solicitaron al mismo facultativo y  via email cambiar el medicamente de la NOCHE para el DIA dado que el alumno «sigue presentando el mismo comportamiento»  (¿? Informe descriptivo individual o Examen Neurológico Normal). Vía email y sin ningún examen físico el «doctor» recomienda mantener la dosis de la noche y agregar 2 gotas al desayuno y al almuerzo. Todo esto durante el año 2016.

El año 2017 el menor fue suspendido en dos ocasiones y los padres temiendo que se repita lo ocurrido el 2016 optaron por retirar al menor del establecimiento dejando en claro que las reiteradas llamadas telefónicas y amenazas de suspensión constituían un hostigamiento agregando que «como padres hemos  seguido todas las acciones  comprometidas por el establecimiento cumpliendo con sesiones con sicólogos, fonoaudiólogos  y neurólogos sin que nadie pueda diagnosticar algo más que un trastorno especifico del lenguaje. Cuando Amaro fue retirado del colegio su llanto de niño era un susurro de auxilio que los adultos no pudieron escuchar.

La frustración, la molestia, el agotamiento y el cansancio de los padres del menor llevaron a buscar ayuda en diferentes instancias y finalmente decidieron hacer público su caso a fin de dejar en evidencia una serie de fallas generalizada en el sistema escolar : Falta de herramientas pedagógicas, disciplina excluyente como herramienta de control y ocultamiento de las incapacidades, indisposición al trato de casos complejos,  falta de procedimientos para manejar situaciones atípicas y  medicamentación no regulada entre otras.

La opinión del Colegio Santa Marta.

Solicitamos una entrevista con la Directora del Colegio Santa Marta quien amablemente nos recibió con todo el equipo que se relacionó de una u otra forma con Amaro y sus padres.

Hay que señalar que el colegio Santa Marta mantiene una historia de sobre  100 años de enseñanza. Un alto porcentaje de alumnos vulnerables y una disciplina bastante estricta  y regulada en todas sus formas como lo acreditan los 24 documentos entre protocolos y manuales que abordan todas las áreas de la vidas estudiantil y que se encuentran publicadas en su respectiva pagina web.

El establecimiento en general señala que se aplicaron los manuales de convivencia firmado y aceptados por los padres. Que se debió actuar en concordancia con los reglamentos de convivencia y que se debió atender también a los reclamos que presentaron los padres de los menores afectados por el comportamiento de Amaro. » se realizo un trabajo multisectorial con el menor, se recomendaron acciones a los padres a fin de contribuir a mejorar el comportamiento del menor y su integración al proceso educativo y se involucro   a distintos profesionales a fin de ayudar al menor «, señala la Directora del Establecimiento.

La situación fue conocida por distintas autoridades educacionales que manifestaron su preocupación y discrepancia por la suspensión del menor a los que el establecimiento responde que se aplico la «ley general de educación» y que lamentan que el retiro del menor del establecimiento interrumpa un proceso de ayuda que ya estaba en marcha.

Conclusión.

La educación y formación de nuestros alumnos y niños requiere reparos mas allá de la cacareada «calidad de la educación».  Hay responsabilidades que sin duda  los padres están esquivando a la hora de educar complementariamente a sus hijos si se acepta y entiende  que la formación proviene del hogar y los contenidos del establecimiento. Sin embargo esta sentencia es también usada como pretexto para encubrir un trabajo deficitario en algunos casos y por algunos establecimientos educacionales. Para esta nota conversamos con especialistas en educación y con  algunos sicólogos y existe una disparidad de criterios demasiado extensa, incluso en profesionales de la misma área, por lo que equivocadamente se podría entregar una receta general. Los más conveniente sería usar el sentido común, menos manuales, menos retorica y un poco mas de humanidad.

Quizas de esta forma se logre entender lo perjudicial que resulta suspender a un niño tan pequeño puesto que desde un punto de vista pedagógico la suspensión de clases es considerada como una medida extrema y de carácter excepcional que en Nuestro país sigue siendo una medida correctiva aceptada, validada  y compartida por los educadores que están lejos de ser eficientes.

Podemos señalar con cierta seguridad que en Chile se castiga a los niños por ser niños y que los educadores están bajo tanta presión para cumplir ciertos parámetros que si tienen uno o dos niños que están echando a perder eso, resulta más fácil retirarlos de la sala. Sin considerar que el niño que es suspendido en pre kinder, va a repetir situaciones en kínder y también  en primero y en segundo ; siguiendo, en un porcentaje considerable, un espiral ascendente de conflictos disciplinarios en donde la aplicación de la suspensión o también llamada disciplina excluyente  ha demostrado ser ineficaz para cambiar conductas sin enfrentar la verdadera raíz del problema.

Los mecanismo de resolución de conflicto al interior de los establecimientos educacionales si bien siguen la lógica dada por el Ministerio de Educación en materia de Convivencia Escolar dejan en evidencia graves falencias quedando finalmente la resolución al criterio de quienes en algunos casos prefieren marginar, retirar y sancionar antes que enfrentar, adaptar, modificar y solucionar. . Un hecho que la familia de Amaro quiso hacer público con la esperanza de que no se repita nunca más.

Actualmente Amaro esta en un nuevo establecimiento educacional donde es valorado por sus profesores y compañeros siendo un alumno destacado y sin conflictos de ningún tipo. Desde su salida del Colegio Santa Marta no ha vuelto a ser medicamentado.

NOTA DEL EDITOR : La denuncia de Amaro fue recibida a finales del mes de Marzo y durante un mes nos entrevistamos con distintos directivos de educación a nivel comunal, provincial y regional, con sicólogos de universidades locales, con educadores diferenciales y otros profesionales  realizando un seguimiento a la evolución del menor quien actualmente se encuentra en perfectas condiciones.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

El silencioso llanto de Amaro.