Published On: Dom, Jun 19th, 2016

En educación…la nota roja es para la sociedad

Share This
Tags

evalua

Paros, protestas, tomas, huelgas, etc., desde hace un tiempo a la fecha se pusieron de moda para ir en exigencia de distintas demandas sociales.

En la prensa habitualmente se habla del tema, los estudiantes han adoptado estas formas de protestar, y cada cierto tiempo se organizan para aquello.

No es algo de ahora, en estos días en la prensa se ve como se destruyó gran parte de la historia en un colegio de Santiago, que fue tomado, en específico el internado nacional Barros Arana. La gente olvida con facilidad y esto que le ocurrió al Barros Arana no es de ahora, desde que los alumnos se “empoderaron” y comenzaron a realizar sus protestas y prácticas de tomas, es lo que habitualmente resulta.

Recuerdo el 2011 cuando las tomas fueron en casi todo el país y por un largo periodo de tiempo. Una gran mayoría aplaudía a estos “valientes” que con la idea de cambiar la educación en Chile, realizaban dichas prácticas, obligando a las diferentes comunidades escolares a marcharse de los liceos y universidades; esos grupos organizados hacían toma de estas instituciones y las convertían en sus moradas, para luego cuando todo terminaba; a escondidas se retiraban y la sorpresa era tal que las autoridades preferían callar y no mostrar en las condiciones que encontraban dichos recintos, salas destruidas, mobiliario imposibilitado de volver a usar, baños destruidos, computadores inexistentes, las pertenencias que habían quedado en las salas ya no existían, destrucción en bibliotecas, libros de estudio, libros de clases, centrales telefónicas , los internados eran utilizados para pernoctar y quizás cuantas cosas más, así que los colchones, sabanas y cobertores quedaban en su gran mayoría inutilizables, cocinas ,utensilios y todo lo que estaba dentro de las dependencias, había que volverlas a comprar, con estas tomas había un retroceso, las horas de clases que los alumnos perdían , había que sumar todo lo que había que reemplazar de lo perdido y lo destruido.

En aquel tiempo escuche a varias autoridades decir: es problema del gobierno.

Pero no es un problema de gobierno, es un problema país, que se viene arrastrando desde hace mucho, por un lado se exige educación gratuita y de calidad y por otro se entregan soluciones pobres y con letra chica.

Educación: es parte de la formación y derecho de todo ciudadano, un tema muy manoseado y que a medida que pasa el tiempo ha ido cambiando en su forma y modo de entrega. En el pasado si no aprendías la lección, simplemente no pasabas de curso y repetías hasta lograrlo.

Esta forma se encontró obsoleta y mediante estudios psicológicos, adhesiones a diferentes tratados internacionales, malas copias de reformas educacionales que en otros países no han dado buenos frutos se cambió, por lo tanto aprendas o no igual pasas de curso, donde en manera perjudicial a futuro se entorpece los nuevos aprendizajes. Se lucha por beneficios pero en muchas ocasiones no se aprovecha y se tiende a mediocrizar el sistema, en esta lucha algunos solicitan la anulación de pruebas y exámenes de medición, pero a la vez no se lucha por un aprendizaje a cabalidad.

Con esta mal llamada modernidad educacional se han perdido algunas prácticas que en el pasado eran enseñadas, por ejemplo el respeto al profesorado, a las diferentes instituciones, al bien de uso público y privado, a las personas en general, se enseñó que había derechos, pero se objetó que junto a esos derechos también habían obligaciones.

Como país nos hemos dejado llevar por instituciones extranjeras, llámese derechos humanos y cuanta ONG ha aparecido, y se ha dejado que sean ellos quienes al final decidan qué es lo bueno y lo malo, se ha permitido que vengan los “vecinos” a decidir por el orden y seguridad en nuestra propia casa.

Estamos fallando como país, como adultos, permitiendo que nuestros niños y niñas mediante rabietas nos gobiernen y decidan ellos que apenas han vivido la vida, lo que es bueno y lo que es malo según la percepción que ellos tienen, por otro lado las autoridades respectivas tampoco quieren tomar medidas serias, que vayan en una real y buena educación, primordial para todo ciudadano, será que es por un temor a tener ciudadanos con una real educación y así difícil de gobernar.

Es hora de que padres y apoderados comencemos a organizarnos, en pos de exigir esa educación que queremos para nuestros alumnos, al fin y al cabo somos los tutores y los que financiamos la vida de ellos, para que los aludidos en esta columna dediquen su tiempo a estudiar en pos de ser mejores ciudadanos.

Artículo escrito por
Rossana Casas Peña
Periomamista semanario local
Una Mezcla Loca entre Mamá y Periodista Ciudadana.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

En educación…la nota roja es para la sociedad