Published On: Mar, Mar 15th, 2016

Diputados DC advierten: “crítica situación de cárceles chilenas: es una bomba de tiempo”.

Share This
Tags

web

Los diputados DC, Sergio Ojeda y Ricardo Rincón, se reunieron con el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, para manifestar la preocupación de la bancada DC por el alto nivel de hacinamiento existente en las cárceles chilenas, y que fue dado a conocer públicamente por el último informe de la Comisión de visitas de las cárceles de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Al respecto, el diputado Rincón valoró la buena recepción de parte de la autoridad, a quien «además del saludo protocolar por el nuevo cargo que ha asumido por los próximos dos años, le manifestamos todo nuestro respaldo frente a la preocupación que él manifestara en su discurso de inauguración del año judicial, con el cual nos sentimos plenamente interpretados, por su especial preocupación por la problemática carcelaria de Chile».

A juicio del parlamentario, «no es posible tener en nuestro país una agenda de verdad robusta y de largo plazo de seguridad pública si no se considera el tema carcelario. Tener los niveles de hacinamiento que tenemos, los niveles de maltrato y por lo tanto de inhumanidad que existe en los recintos carcelarios, solo generan un mayor nivel de resentimiento, crispación, de odio, como dicen de «escuela del delito», donde la cárcel es únicamente un espacio para transformar a delincuentes en criminales».

«Mientras las posibilidades de contaminación criminal son altísimos al interior de nuestras cárceles, no existe posibilidad real de tratamiento y rehabilitación, ni hay posibilidad de reinserción social concreta. Las tasas de reincidencia en estas condiciones seguirán altísimas, sobre el 50%, y por eso que creímos importante respaldar su preocupación pero también colocarnos a disposición para conjuntamente hacer todos los esfuerzos que sean posibles por generar mejores condiciones en los recintos carcelarios. Estamos convencidos que generando una política pública real y concreta de tratamiento, rehabilitación y reinserción, es la única forma de poder contribuir a disminuir de verdad las tasas de reincidencia y por esa vía contribuir directamente a que existan menores delitos en nuestro país y que pueda mejorarse la percepción de seguridad pública en la ciudadanía».

Por su parte, el diputado Ojeda, junto con agradecer también «la enorme receptividad del Presidente de la Corte Suprema al tema que le hemos planteado y la total disposición a trabajar en al menos comenzar a solucionar este enorme problema», indicó que acordaron continuar trabajo en la Cámara de Diputados, «tal vez a través de la Comisión de Derechos Humanos, pues finalmente quienes viven las atrocidades de las cárceles son personas que merecen dignidad».

«Entendemos que los objetivos fundamentales de Gendarmería o de los centros de reclusión son purgar la pena, pero esto debe ir de la mano con el objetivo fundamental que es el de la rehabilitación y reinserción social, que no se está cumpliendo con estas condiciones poco propicias en las cárceles. Afortunadamente, nos vamos satisfechos con la recepción del Presidente de la Corte Suprema, quien se ha mostrado llanos a asistir a cualquier invitación que se le haga, para iniciar un proceso de solución a lo que son estas inhumanas condiciones que se viven hoy en las cárceles, y que no solo denigran al recluso, sino también al gendarme, quien se merece tener condiciones dignas de trabajo», concluyó.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Diputados DC advierten: “crítica situación de cárceles chilenas: es una bomba de tiempo”.