Published On: Mar, Ene 26th, 2016

Roberto Cano: La peor de todas las noches

Share This
Tags

cano

Cano abrió el expediente judicial fechado el 15 de julio de 1963 y reviso los apuntes nuevamente. Se imagino los hechos. Pudo ver por un instante al hombre mirando hacia su propia casa desde la vereda del frente bajo una oscura noche de invierno. Lo vio cruzar la puerta en silencio. Escuchó al padre llamar a sus hijos de uno en uno. Y pudo sentir como la muerte hacia su trabajo a manos del padre en una danza de locura que alcanzaba a los hijos como si fuera un oscuro rito. Uno de los niños pregunto «¿qué estás haciendo papá?». Y la figura paterna con ternura y los ojos vacios lo tomó entre sus manos robándole también la vida. Después nada. Solo silencio y el recuerdo de la tierna voz del niño buscando respuestas. Cano cerró el expediente, se quito los lentes y lloró.

Roberto Cano Cano es abogado, juez y escritor autodidacta. Se apronta a lanzar su segundo libro. «La peor de todas las noches», una recopilación objetiva y contundentes de un dramático hecho policial ocurrido en la calle Comercio de la ciudad de Rio Bueno en el que un padre de familia decide matar a su segunda esposa, a los 3 hijos del primer matrimonio y a las 3 hijas del segundo matrimonio suicidándose posteriormente. Se trata de una investigación histórica que a la luz de los antecedentes expuestos permitirá al lector, y en base a los elementos de juicio , conocer la enmarañada historia tras un crimen que después de más de 50 años Rio Bueno no olvida tejiéndose un manto de dudas y mitos que el autor pretende aclarar.

Sentados en un céntrico café de la ciudad de Osorno nos reunimos con el abogado Cano tratando de descifrar también al escritor. A simple vista se trata de un hombre simple, sencillo. Una mirada un tanto más acuciosa nos presenta a un hombre complejo y más profundo. Mesurado. Ponderado. Sus cejas prominentes y desordenadas se contradicen incluso con su ordenado y ancho bigote. Elige con cuidado sus palabras. Habla mirando a los ojos. Atento a lo que se dice. Corrigiendo cada concepto y evidenciado que cada palabra tiene también un segundo significado. Una especie de ironía lo hace sonreír durante casi toda la entrevista. Lo conozco desde hace años. Por lo menos eso creía. Es un ser complejo. Absolutamente complejo. Indescifrable. Uno de aquellos personajes que no se olvidan.

Nació en y enamorado de su Rio Bueno al que se mantiene indudablemente ligado. Se ha convertido por sí mismo en profeta en su propia tierra rompiendo y construyendo su propia paradoja. Su formación profesional y la estructura académica adquirida se fueron mesclando con su amor por su ciudad natal hasta convertirlo en un historiador autodidacta y acucioso. Asi llegó a su segundo libro luego de correr los caminos de la historia riobuenina. No busca la fama, ni reconocimiento, quiere escribir. Solo escribir y dejar manifestada una porción de historia que remarque el nombre que lo acompaña como si fuera su propio sino : Rio Bueno.

«postulé como juez y quedé», nos señala al intentar explicar porque este ex seremi de justicia se mantiene ligado a Rio Bueno . «Si pero seguramente habían otras opciones y mejores», le contradecimos. Se encoje de hombros. Rio Bueno es su sino y así lo quiere.

La peor de todas las noches…

«Soy juez pero no juzgo este caso, lo expongo en detalles para que ustedes lo conozcan…» nos señala adelantándonos una parte de la presentación de su libro que será lanzado en el cementerio de Rio Bueno. Se declara impactado luego de conocer el terrible drama que llevo a un ser humano a tomar tan drástica determinación y cuya historia lo conmovió hasta las lagrimas. Se siente inhabilitado para juzgar este caso en particular. «Juzgar significa ponderar todo lo ocurrido y aplicar la sanción que corresponde…en este caso simplemente no puedo», señala. Es por eso que intenta presentar el caso como un cronista histórico que expone los hechos. «¿quién soy yo para juzgar moralmente?, nos pregunta aumentando la duda con respecto a las causas que dan origen al libro y a todo el drama que esta tragedia encierra y que significo la muerte de 8 personas cuyos cadáveres se encontraron 3 días después. » hay datos curiosos como por ejemplo las niñas nacieron de día y los niños nacieron de noche» nos indica este abogado y lector compulsivo que en medio de la entrevista de la nada interrumpe para destacar sus 30 años de matrimonio y a su amiga y compañera. Y sigue como si nada entregando datos. «El padre luego de matar a su esposa y a sus hijos y dejar perfectamente ordenados los cadáveres escribió una carta relatando los pormenores y el porqué del homicidio, la casa donde ocurren los hechos sufre un incendio un año y medio después y se descubre allí un nuevo cadáver que nunca logro ser identificado» continua.

«La panadería, el negocio del padre de familia responsable de las muertes, se vende recientemente cambiando de familia y la casa donde ocurrieron los hechos luego de años de abandono es finalmente vendida construyéndose actualmente un complejo de cabañas que recien comienza a funcionar», nos relata . «Se está cerrando un circulo y la historia debe ser contada y no olvidada…pero es solo coincidencia …después de 15 años de investigación, en las que llore muchas noches tras conocer la tragedia que se iba construyendo pude completar este trabajo que describe el contexto familiar e histórico de un hecho que marco a Rio Bueno y que ocurre a solo meses del fusilamiento del Chacal de Nahueltoro y que si bien aquel hecho fue brutal…este fue mucho más brutal y prácticamente desconocido», termina su relato .

Al finalizar la entrevista intenta entregarnos una copia del libro la cual rechazamos. «Esperaremos mejor el lanzamiento oficial para que no se nuble nuestro juicio», le indicamos. Sonríe irónico. Caminamos en dirección al supermercado. Las dudas van conmigo acompañándonos y casi por reflejo revienta una última pregunta…»¿y porque los mato?»… Nos mira serio y responde : «lo entenderás cuando leas el libro» y una sonora carcajada irrumpe de su boca llenando una nueva tarde muy lejana de aquella noche riobuenina de 1963 donde Rio Bueno vivió y sufrió la peor de todas las noches…

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Roberto Cano: La peor de todas las noches