Published On: Mié, Dic 30th, 2015

Radio Supersol : Entre el pueblo y la elite

Share This
Tags

radio

Osorno hace tiempo que no tiene una «elite Social». Aunque muchos pretendan serlo. Sus Miserias y mezquindades los acusan. En una sociedad democrática somos todos iguales y defendemos a rajatabla esa igualdad. Esto a propósito de los comentarios malintencionados en torno al evento popular realizado por Radio Supersol.

Quiero recordar que cuando la empresaria osornina Marta Hernández compro TVO, el canal de Osorno, lo hizo porque existía la posibilidad de cerrar el único canal de televisión osornino y pese a no ser su negocio hizo un gran esfuerzo salió al rescate de la TV osornina, invirtió grandes suma y finalmente lo vendió. Logrando dejar el Canal en Osorno en buenas manos. Quienes conocemos la historia desde dentro recordamos con cariño que una de las clausulas de la venta era respetar la línea de trabajo y mantener a sus trabajadores en sus puestos. Así se firmó y así se hizo. Algunos trabajadores se mantienen todavía en el canal actual.

Años más tarde intentaría comprar radio Musicop. El mal remedo ordinario de «Elite Social» no solo se organizó sino que hicieron todos los esfuerzos posibles para interferir en la negociación . Incluso una parte de los accionistas, los mismos que fracasaron en mantener su propia sociedad anónima, se opusieron a la venta firmando un compromiso de compra-venta que impidió que la Señora Martita compre Musicop. El motivo: Musicop seria convertida en una Radio de corte popular, por lo menos ese fue el rumor y la «elite» dijo que no. Hoy esa misma Elite ni siquiera financia Musicop; radio que sobrevive solo gracias a la capacidad y habilidad de su Gerente Joquin Bode Arias que hace un gran trabajo junto a Monica Coupier y un pequeño grupo de colaboradores.

Para la falsa Elite no existe problema alguno sin embargo que estos medios osorninos sean vendidos a la grandes corporaciones o consorcios radiales con gerentes de nombres rimbombantes y de muchas «erres» y «zetas» entremezcladas que le den estatus a las grandes mesas de mantel blanco;   mesas cada vez mas vacía y a donde ni siquiera acuden o es mas ni siquiera los invitan. Para la Elite tampoco fue problema que se venda Provincial Osorno a un grupo de inversionistas de fuera que desmantelaron al club popular de Osorno llevándose hasta las ampolletas en su retirada.

Esta «elite» osornina resulta tan hueca y tan vacía.

Quizá la ciudadanía nunca supo que cuando la crema y nata de la sociedad local fue invitada por Horst Paulmann a la inauguración del Jumbo, el señor Paulmann corto un baguette (pan largo y delgado de corteza crujiente) en vez de cinta. y luego tiraba los pedazos de pan a los invitados desde su alta tribuna. Era sorprendente ver a nuestra cacareada elite recoger sin dignidad alguna el pan del suelo como si se tratase de maná arrojado por un dios corpóreo y rubiecito que los miraba con desprecio y desde un monte de soberbia construido con sus manos. Nada dijeron. Atorados. Satisfechos.

Pero como reclamaron y lucharon cuando se instaló supermercado Cuggat en Osorno que traía los precios bajos intentando llegar al segmento popular. Como cacarearon cuando un simple comerciante ambulante con antecedentes penales puso el «sushi» al alcance del pueblo en calle Ramírez. Siendo detenido por carabineros por no cumplir la reglamentación sanitaria inducidos frente a denuncias anónimas. Y como celebran cuando los festejos del del 18 de septiembre se llenan de flaytes porque es gratis. Para la elite flaytes y pueblo es lo mismo. Y no lo es. El pueblo es el pueblo, el lumpen es otra cosa.

Para la «elite» arribista y mediocre lo popular tiene olor a rancio. Y es verdad el pueblo tiene olorcillo a transpiración mesclado con vinagre. Olor a humo en la ropa secada con leña al calor de la estufa.   Olor a perro mojado sin pedigree . De esos quiltros que se recogen en la calle… por cariño no más y que se crían con el mismo amor que se cría a los hijos. Pero ese olor a pueblo es la suma de esfuerzo para sustentar a las elite.

Por eso resulta indignante que en esta mescla de conceptos existan quienes pretenden defender los espacios públicos sacrificando la entretención del pueblo. Bienvenido Tito Beltran gratis al centro de Osorno mal visto a Los Manatiales medios enchufados tocando en Chuyaca por una cooperación voluntaria de mil pesos . Bienvenido el rally Dakar con el transito cortado en el centro de Osorno, mal visto un puñado de Skeiter y raperos en plaza de armas. La defensa soberana de los espacios públicos tiene olor a discriminación. Y discriminan más los que trabajan menos. Critican más los que aportan menos. Defienden más los que más cierran los ojos haciéndose eco de una elite que solo paga con palmaditas en la espalda y palabras dulces al oído. El pueblo paga con cariño y recuerda el nombre de quien le tiende la mano. El pueblo quiere mas y odia menos. El cariño es gratis y sobreabunda en las poblaciones… el odio tiene costo y el pueblo invierte en perdón pero no olvida.

Cuando Maria Flores comenzó a punta y codo con radio Supersol lo dijo sin tapujos…»esta es una radio popular» y cambio la balada romántica de Luis Fonsi por las canciones de La Rancherita sin melodías de intermedio. De la música en Ingles a Llaneros de la frontera pasando por la cumbia y el pop cebolla. Fue un golpe de puño cerrado a las elite. Incluso existieron maniobras para sacar a la Radio Supersol del Edificio Kauak para evitar la visita del populacho a la emisora. Nada dijo, ni reclamó siquiera. Y siguió adelante reinstalando al Polo Hernandez,   ese Rey Huachaca por excelencia coronado con el cariño del pueblo. Y fue sumando personajes y personas. A la feria libre de Rahue que entraron en gloria y majestad. A los comerciantes de calle Lynch, al pueblo mapuche y tanto otros sectores «desechados» de otros medios.

Se pensó celebrar una fiesta Huachaca y se corono a una reina. Se visito a las comunidades rurales y se les llevo un show de música ranchera. Se celebro el Dia de la MAdre a ubta de cumbias y rancheras. Nos sumamos a todas las campañas sociales posibles y finalmente se celebro un aniversario de radio Supersol. De una nueva radio Supersol : cumbianchera, ranchera y popular. Con olor a pueblo y a cebolla. Con mayo de papa y con picante. Con vino bigoteado y terremoto a luca. Un actividad con más de 30 conjuntos musicales rancheros, estaban todos. Los que usted conoce y a quienes tuvieron también su primera oportunidad. Se pidió un aporte voluntario de 1000 a 3000 mil pesos a los asistentes. Algunos pagaron y otros no. Y entonces se rajo el cielo. Y la indignación apareció primero en quienes criticaron la ausencia de homenajes a Rene Espinoza quien se deshizo de la radio cuando ya no fue un buen negocio. Luego comenzaron las descalificaciones a sus artistas. Después a algunos de sus locutores. Y finalmente los adalides de la «justicia» plantearon el «mal uso de los espacios públicos» con un show que cobraba un aporte voluntario. Nadie dijo nada de las vallas papales instaladas y cerrando un perímetro acotado del Parque Chuyaca para la realización del evento. A nadie se le impido el paso a la piscinas o al parque. Nadie que no pudo pagar quedo fuera y eso esta documentado en un video en que se ve a la propia María Flores invitando a la gente a pasar.

Debemos ser serios si queremos hablar del respeto y uso de los espacios públicos. Y no usarlo como defensa de la elite que castiga lo popular. El Festival de la Leche y de la Carne también se realiza en espacios de uso público y se cobra y no vemos la misma defensa ni argumentos. Es más defendemos nosotros mismos la legítima posición del alcalde Bertín cuando vía cobro busca financiar los gastos que este ejercicio significa que es un cobro directo y no una solicitud de aporte voluntario como lo realizado por radio Supersol. Pero es entendible que lloren más los que aportan menos.

Se no ha señalado que para febrero Radio Supersol está preparando un Festival de Música ranchera a fin de dar un espacio a todos los intérpretes de ese estilo musical que quieran presentar sus talentos. Sera una fiesta popular. Con premios y regalos. Le pediremos un aporte publico de $ 100 mil pesos solo a aquellos Concejales defensores de los espacios públicos y que obtienen honorarios sobre 5 millones de pesos anuales por sus asistencia a la reuniones del concejo, esto a fin de subvencionar el espectáculo y la entrada gratuita.

La elite critica y tiene derecho. Pero nada dice de una asistencia cercana a 2.000 personas donde solo un 40% hizo su aporte voluntario como había sido anunciado durante 15 días en perifoneo y publicidad radial. Nada dice de un evento que durante dos dias no registro ningún incidente de tipo policial. De la normalidad, tranquilidad y asistencia familiar nadie dice nada.

Pese a ello Radio Supersol seguirá construyendo un proyecto de radio popular y así se nos ha garantizado y de seguro seguirán contando con el apoyo de los Concejales Carrillo, Velásquez y Vargas, del Alcalde Bertín y del Gobernador Salvo, de carabineros y de las empresas como Dissal que no vieron maldad, ni mala intención, ni lucro al tratar de llevar un momento de alegría a un pueblo que de vez en cuando necesita concentrarse sanamente de la mano de una Radio Supersol que está más viva que nunca que quiere ayudar a su pueblo a que pueda vivir mejor en igualdad de condiciones y sin discriminación.

Vea Galería Fotográfica

 

 

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Radio Supersol : Entre el pueblo y la elite