Published On: Mié, Abr 15th, 2015

Columna de Opinión : Dignidad, bienestar y protección

Share This
Tags

 reyes

Sellando un nuevo compromiso dentro de su programa y luego de un importante apoyo en el Parlamento, la Presidenta Michelle Bachelet promulgó este lunes la Ley de Acuerdo de Unión Civil (AUC) que crea el estado de conviviente civil para parejas homosexuales como heterosexuales, regulando bienes y además considerando relación de parentesco entre ellos y con sus familiares.

Y al explicarlo, lo ha enfatizado muy claro la Mandataria: “Les estamos diciendo a esas familias, a esas parejas, sean del sexo que sean: que el Estado las reconoce como lo que son, parejas y familias”. Con ello también, saldamos una deuda con aquellos que por no querer o no poder casarse, han estado privados de prestaciones básicas.

Se trata de un avance sustantivo para terminar con la discriminación a través de un estatuto integrador y protector que da cuenta de este Chile diverso y que se abre a la valoración de la diferencia. Es un reconocimiento social y también un paso más en la búsqueda de un Chile que garantiza derechos, justicia y respeto a la libertad individual.

En concreto, esta nueva ley permite a las parejas del mismo o distinto sexo que llevan una vida común, celebrar un contrato a través del cual el Estado reconoce su nuevo estado civil y regula ante la ley diversos aspectos de su relación. 

Se estima que en Chile son más 2 millones de personas las que se encuentran conviviendo que podrían verse favorecidas con la ley; siendo una cifra aproximada a las 35 mil personas las que han reconocido convivir con personas del mismo sexo; y en nuestra región más de mil 200.

 En ese sentido, la Ley de Acuerdo de Unión Civil se hace cargo de situaciones del patrimonio; pueden acordar un régimen de comunidad de bienes y al mismo tiempo, cada conviviente civil es heredero del otro de la misma forma y con los mismos derechos que corresponden al cónyuge sobreviviente.


También, normaliza aspectos relacionados con los hijos de los convivientes; y reconoce al conviviente civil como carga en el sistema de salud, otorgando los mismos derechos que un cónyuge para efectos laborales.

 Con esta ley, que entrará en vigencia al cabo de 6 meses, seguimos avanzando en dignidad, bienestar y en protección de nuestras familias. Porque tal como lo ha enfatizado la Presidenta Bachelet, «las instituciones de la sociedad deben estar al servicio de las realidades de las personas y no al revés».

 Por Francisco Reyes Castro, Seremi de Gobierno Región de Los Lagos

 

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Columna de Opinión : Dignidad, bienestar y protección