Publicado en: Jue, May 28th, 2020

Invierno, contaminación y Covid-19: una muy mala combinación.

Share This
Tags

Se sabe que la contaminación ambiental facilita el desarrollo de enfermedades respiratorias, como la influenza y otras que suelen aumentar con la llegada del frío. Lamentablemente, estudios recientes han revelado que el Covid-19 no se escapa a esta realidad. Considerando que estamos recién comenzando el invierno y que la pandemia que enfrentamos se ha intensificado en el país, es probable que el escenario se torne cada vez más complejo.

Es por eso que, hoy más que nunca, se vuelve primordial tomar las medidas necesarias en aquellas zonas con altos niveles de contaminación atmosférica por industrias, automóviles o calefacción a leña, entre otras fuentes. Esta tarea requiere, como primer paso, que se realice una adecuada medición de la calidad del aire, porque como sabemos, lo que no se mide no se puede mejorar.

Lo anterior cobra especial relevancia en ciudades y comunas que, históricamente, presentan problemas de contaminación y que en los últimos meses ya han tenido episodios de preemergencia o emergencia ambiental, como Quintero, Temuco, Padre de las Casas, Los Ángeles, Osorno, Valdivia y Coyhaique. Las causas de este fenómeno son el aumento de material particulado o emanaciones de compuestos gaseosos en altas concentraciones bajo condiciones atmosféricas muy desfavorables.

Desde hace algunos años, el monitoreo permanente de la calidad de aire ha cobrado extrema relevancia en términos de salud pública. Incluso, últimamente, se han publicado estudios que demuestran que la transmisión de partículas virales se facilita en zonas que tienen mayor contaminación y los efectos negativos, una vez contraída la enfermedad, se incrementan.

Una investigación publicada por Science of the Total Enviroment, combina datos de contaminación atmosférica, corrientes de aire y fallecimientos confirmados relacionados con el COVID-19, y afirma que las zonas con niveles de contaminación permanentemente altos tienen significativamente más muertes que otras regiones”.

Asimismo, en una publicación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), uno de sus expertos en medioambiente, David Boyd, sostiene que tal como indican las evidencias científicas, las personas que habitan en zonas con mayores niveles de contaminación atmosférica, tienen más riesgo de muerte prematura a causa del Covid-19. En esta línea, agrega que una de las lecciones que se pueden extraer de la pandemia del coronavirus es que demuestra la vital importancia de conservar «un medio ambiente seguro, limpio, saludable y sostenible».

Por eso, es fundamental continuar fortaleciendo este aspecto y realizar, especialmente en las zonas más críticas, una rigurosa y extensiva medición de la calidad del aire y de las emisiones, para poder adelantarse y tomar medidas oportunas. Aumentar la densidad de mediciones con microsensores o disponer de modelos en tiempo real puede potenciar la fiscalización y así garantizar que los niveles se encuentren dentro de los rangos permitidos por la autoridad medioambiental en todo momento y en cada sitio.  Estos son aspectos cruciales para prevenir que un aumento de la contaminación en el invierno termine profundizando la actual crisis sanitaria que enfrentamos.

Sebastián Febres, gerente general de SERPRAM, empresa SUEZ

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Invierno, contaminación y Covid-19: una muy mala combinación.