Published On: Dom, Jul 7th, 2019

La educación chilena está en juego.

Share This
Tags

La educación chilena está en juego, dependiendo del gobierno de turno, de la moda en el mundo o del último país que algunos visitaron será la influencia que afectara en los nuevos cambios, estamos claros que hace tiempo, la educación en Chile es deficiente, y ha bajado su nivel y calidad, o al menos es lo que las estadísticas o estudios arrojan sobre el tema.

Hemos podido apreciar como en las calles, en los muros se lucha por esta, profesores, acompañados por algunos alumnos y apoderados están presentes en diferentes actividades, que ellos crean pensando en cual es la mejor forma de mostrar el descontento y presionar para conseguir un objetivo visualizado.

Hemos visto como los docentes han invadido en masa los malls, plazas, calles avenidas, cementerios etc., se nota el nivel de organización y apoyo entre los pares, hemos apreciado los cantos, gritos, cacerolazos, enfrentamientos verbales, acciones de docentes muy empoderados para conseguir tal vez una quimera.

pero hay un tema que me ha dado vueltas en mi cabeza de Periomamista, ¿que pasara mañana cuando el paro llegue a su fin.?

Cuando los profesores dejen las calles y vuelvan a las aulas.

Cuando el lazo de “amigos” se rompa y vuelvan a ser profesor y alumnos

Cuando se retomen las clases y los procesos, periodos de evaluaciones comiencen a enemistar a profesores, alumnos y apoderados.

Cuando de acuerdo a los ejemplos dados sean interpelados, basureados, grabados, subidos a las redes sociales, siendo juzgados por todos.

Ya que sabemos que somos un pueblo que olvida rápidamente, y que los 15 minutos de fama es solo eso.

Seguramente ahí saldrá nuevamente el tema del aula segura, o será un llamado al 133 para resguardar seguridad. y en este punto me detendré, ¿Qué paso con el respeto? ¿ donde se fugó?, recuerdo aquellos años cuando los profesores eran quienes solo con la presencia ya nos inspiraban respeto, nos poníamos de pie  al verlos ingresar al aula, su castigo se asumía, en las clases nadie hablaba, no necesitaban gritar, en aquellos años los apoderados decían” al profesor se le obedece y respeta” los maestros de aquellas épocas pasadas se ganaban la admiración a punta de trabajo y acciones, no eran de la idea de ser amigos de los alumnos eso era impensable, eran profesores formadores, influencia positiva , de hecho aún recuerdo a William Neyra un gran maestro, y no solo por sus clases, tengo en la retina aquellos detalles como , dedicar parte de su tiempo a lavar caras y hacer peinados  a algunos compañeros antes de ingresar a clases, un  detalle que la clase completa agradecía con un gran aplauso,  Uberlinda Miranda y sus palabras  module, habrá la boca para hablar, parece bien, enseñanzas que hasta el día de hoy  agradezco, un recordado Juan Rivadeneira que nos invitaba a ser parte de un llamado clásico (actividad donde se presentaban números artísticos) donde nos daba la idea y nos obligaba a crear año a año diferentes montajes artísticos, Nelda Maggi que en su afán de que entendiéramos como funcionaba la física se subía en una silla y lanzaba  el trozo de tiza para ejemplificar las diferentes leyes de ésta, Odette Granger quien siempre dijo que el “Po” era un rio de Italia , y no una palabra, rememorar su exquisita forma de incentivar la lectura, como nos entusiasmaba con la historia de un libro que después terminábamos leyendo por la curiosidad de saber en que terminaba aquella historia ,como ellos cuantos más que nos marcaron y que son recordados por muchas generaciones .

Mas de alguien dirá que los tiempos pasados eran mejores, puede ser pero creo que la esencia se ha ido perdiendo ,como también los modales, ese repetir continuo de los derechos y  olvidar los deberes, ha calado profundo en las nuevas generaciones convirtiéndolos en “displicentes” , palabra que talvez no conocíamos  hasta que alguien la viralizo , pero sin saberlo es parte de nuestro vocabulario colectivo ,solo recordemos a un chino Ríos, con su frase  “no estoy ni ahí”,  que es lo mismo.

Por ahora habrá que seguir esperando el término de este conflicto, sabemos que dejará consecuencias positivas y negativas, que cada cierto tiempo volverá a ser noticia.

“El precio de la educación sólo se paga una vez… el precio de la ignorancia se paga toda la vida”

Artículo escrito por Rossana Casas Peña –

Periomamista Semanario Local. 

Una mezcla loca entre Mamá y Periodista Ciudadana

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La educación chilena está en juego.