Publicado en: jue, Ene 24th, 2019

Carlos Ignacio Kuschel: Cinco Velocidades

Share This
Tags

Hoy todo lo lento está pasado de moda. La población exige respeto y rapidez al gobierno y a sus múltiples oficinas, a las empresas, a los profesionales. Como que velocidad es respeto.

Existen velocidades organizacionales, institucionales, personales. En algunos ámbitos de la actividad económica y política lo lento va desapareciendo y debemos contribuir para que así sea.

En Chile perdemos miles de empleos porque el gobierno y las empresas somos muy lentos.

Hay empresas públicas y privadas donde los líderes corporativos y sindicales no quieren o no pueden ajustarse al mundo cambiante, lo que medido en pérdidas humanas y económicas es altísimo.

Usando otras áreas del conocimiento podemos hablar de cinco velocidades organizacionales, económico – políticas, a las que debemos poner atención:

1.- Velocidad Angular: Esta velocidad es la que hace que la tierra rote y no caiga al sol.

Una organización no se puede expandir si su centro es débil o flojo.  La estructura de sostén debe ser suficiente para no colapsar.

Hay un ritmo o velocidad de funcionamiento que debe ser suficiente y armónico.

2.- Velocidad de Proceso: Una cadena de comida rápida es más veloz para atender un pedido que un restaurante normal.

Aquí el proceso se inició antes, cuando se planificó éste.

El tiempo es dinero.  Muchos proyectos o negocios fracasan porque su velocidad de proceso o de trabajo es muy lenta.

Esto pasa con las personas en determinadas funciones.  Mientras más lento el proceso más dinero será necesario para permanecer en actividad.

La gente se pregunta ¿cuánto dura un proceso? ¿Cuánto es el costo de transporte y cuánto dura éste?

Si el costo en tiempo y dinero es alto las personas buscan y encuentran alternativas.  Pensemos en el servicio de correos y tantos otros.  La velocidad de proceso es esencial como componente del liderazgo.

3.- Velocidad de Bolsillo: Es la capacidad de lograr un objetivo en tiempo y espacio.

Una empresa o una actividad operan, pero también se coordinan con otras empresas, instituciones y gobiernos.  Se armoniza y coordina personas, tiempo, dinero y recursos con acontecimientos proyectados en el futuro.

4.- Velocidad de Deformación: Una sustancia, objeto o institución se “deforma” y adapta.

Un ejemplo de esta “gradiente” de velocidad es el tiempo que tarda una persona en aprender.

¿Cuánto demoramos en aprender a caminar?  ¿Cuánto toma recorrer un kilómetro?

Las personas aprendemos y nos adaptamos a velocidades distintas, dependiendo de la “materia”. No somos todos iguales.  Esta velocidad es otro componente a considerar en el liderazgo.

5.- Velocidad de Carambola: Hay diferencias en la velocidad y “ángulo” de los “impactos”.  La capacidad distinta para absorber, acelerar o afrontar estas velocidades es una fuente de desigualdad enorme.

Hay agentes económicos que sacan ventajas y beneficios y otros cosechan sólo desventajas y costos.

6.- Armonización o coordinación de las cinco velocidades: Tenemos o debiéramos tener una intuición o conciencia instintiva del funcionamiento de las cinco velocidades.

Mediante la supervisión  y control permanente podemos ayudar al mejoramiento de este funcionamiento, identificando quienes y cuáles son los eslabones más débiles y lentos para incrementar su desempeño.

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado esta exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Carlos Ignacio Kuschel: Cinco Velocidades