Publicado en: jue, Nov 29th, 2018

Entrevista de Mauricio Bascuñan a Elías Pizarro el doble de Luis Miguel: “El o Ninguno”

Share This
Tags

Ha sido el número fuerte de las cenas Pan y Vino del Hogar de Cristo este 2018. Ha estado en las de Antofagasta, Rancagua, Temuco, Osorno, Puerto Montt, Punta Arenas, por mencionar algunas, aprovechando el resurgimiento del auténtico “Sol de México gracias a la serie de Netflix. De familia evangélica y en un comienzo temerosa de su camino artístico, hoy es un padre responsable y un admirador comprometido de Luismi y de la obra del padre Hurtado.

Nos asegura, por teléfono, antes de comenzar la Cena Pan y Vino de Osorno, que este 2018, “como nunca”, ha tenido su agenda copada de recitales y presentaciones por todo el país. Ha estado en prácticamente todas las cenas Pan y Vino regionales del Hogar de Cristo, en pubs y discoteques, en eventos para empresas e incluso fuera de Chile. “Un productor mexicano me contrató para tocar en Puebla y Guadalajara. No es fácil ir y presentarse como doble del país donde él nació y es la principal estrella musical”.

Justamente en octubre y noviembre, el “Sol de México” -el “real”- ha estado recorriendo su país presentando su nuevo show “México por siempre”, por lo que el desafío fue aún mayor, ya que la gente inevitablemente compara entre Pizarro, el doble, y Gallegos, el original.

“En México estuve casi una semana, hace un par de meses. Me sorprendió el recibimiento del público. Que venga alguien de afuera cantando como su ídolo no es fácil. Se sorprendieron del profesionalismo de mi imitación. La gente coreó todos los temas. Fue magnífico. Por momentos me sentía como en Chile”, afirma Elías Pizarro, que justamente hace pocos días también rodó junto al humorista Stefan Kramer un spot del que no quiere adelantar detalles y el próximo 14 de febrero viajará a Toronto a compartir con la comunidad chilena en Canadá.

No es primera vez que sale de Chile. “He visitado Perú, Francia, Suecia. Incluso en mi pasada por París, donde actué para la comunidad latina, logré grabar un video a los pies de la Torre Eiffel de ‘Por debajo de la mesa’, original de Armando Manzanero y que Micky popularizó a fines de los 90, en el disco ‘Romances’. ¡He cumplido un montón de sueños a través de la música y eso me llena de orgullo porque no es fácil mantenerse como doble!”.

Partió, al igual que el mexicano, muy joven. En el colegio sus compañeros empezaron a encontrarlo parecido en sus gestos y tono de voz al ídolo mexicano. Eso lo impulsó a seguir y profundizar el parecido, estudiando música y afinación, tanto por su cuenta como con artistas como Zalo Reyes. “Él me ayudó a perfeccionar el oído. Siempre es necesario oír las críticas constructivas de otros artistas y productores”. Asegura que recién el parecido físico con el astro azteca se empezó a notar pasado sus veinte años, cuando el original tenía poco más de treinta.

“Al comienzo, pocos me tenían fe. Yo lo estudié viendo sus videos y ensayando harto. Con el pasar del tiempo se sorprendían del nivel que iba alcanzado. Estamos hablando de Luis Miguel, ¡no de cualquier cantante! Parecerse en su entonación o en sus gestos no es fácil. Hay que trabajar harto y creerse el cuento”, comenta desde el otro lado de la línea.

Sus comienzos exitosos en la televisión chilena en el 2000 los aprovechó para hacer amigos famosos, algunos que conocían al mexicano en persona, en presentaciones en la televisión o en shows en vivo, como el Festival de Viña: “Ellos me dan datos para lograr un mejor parecido. La Kenita Larraín, su ex novia, es una de ella. Con la Kenita somos muy buenos amigos, y en la Cena Pan y Vino hacemos un show muy simpático”.

Elías cuenta que su familia “se ha mantenido un poco al margen de lo que hago. Yo provengo de una familia cristiana, evangélica, y no me veían cantando fuera de la iglesia. Al principio se negaron, les costó mucho asumir lo que me gustaba hacer. El mundo de la música es complicado en algunos sentidos porque a veces atrae vicios, drogas, promiscuidad. Hasta el momento, y gracias a Dios, no tomo ni fumo, y he podido desarrollar en mi profesión todos los valores que me inculcaron. Pronto les demostré que no caería en nada malo, por eso, al poco tiempo,  se convirtieron en mis fans. Actualmente están muy orgullosos”.

-¿No has pensado en dejar al personaje, la imitación, e intentar una carrera como Elías Pizarro?

-La verdad no. No lo he pensado. Tengo el tono y los estudios para ser el doble de Luis Miguel. Puedo cantar una cueca –si quiero- como él. Actualmente, no podría porque para ser solista necesitaría de un estilo propio, y no lo tengo. Al cantante Elías yo no lo conozco, no sé cómo canta Elías. ¡Ese es el problema!

Elías no conoce al hombre del cual es clon. Asegura que “hasta el 2012 era muy difícil, porque ese fue el último año que vino a Chile. Ojalá este año o el siguiente se den las cosas y pueda estar con él. Depende de la productora que lo traiga y de su gente. Vamos a hacer todo lo posible por contarle el trabajo que he hecho en su nombre todos estos años. Sería bonito tener una foto con él”.

Teme que, al estar con él, se le entre la voz y no puede decirle nada. “Ojalá pueda estar en ese momento. Le diría sólo palabras de admiración”. Elías admira la perseverancia de Luis Miguel. Dice: “Siempre se ha destacado con su música. Lo que tiene se lo ha ganado cantando. Muy pocas veces se ha visto involucrado en escándalos, en peleas con otros cantantes. Permanecer más de 38 años vigente, ¡no es fácil!”.

-¿Qué sabes de Luis Miguel en el ámbito de la ayuda a los demás?

-Él desde muy joven, estuvo alejado de los medios de comunicación y de la gente. En su nombre existen club de fans que van en ayuda de personas que lo necesitan. Él no puede andar sólo por la calle. Creo que la serie de Netflix sobre su vida logró que la gente lo mire con otros ojos. Se le han sumado fans muy jóvenes. Gente a la que le caía mal, ha cambiado de opinión. Se han dado cuenta que no era tan pesado y ahora muchos entienden por qué alguna vez se alejó de la gente. Luisito Rey, su papá, lo alejó, creo yo. Hace muy poco retomó sus redes sociales y el portón que existía también con la prensa se levantó.

A sus 39 años, 9 menos que los de Luis Miguel, Elías es padre de dos niños, de 7 y 3. Cuida y quiere a su familia y aunque sueña con salir más al extranjero, también los extraña. Sencillo y poco divo, nuestro Luis Miguel criollo es feliz participando de las cenas Pan y Vino. “Son lindas, porque van todos con la disposición de aportar a las residencias y albergues de Hogar de Cristo. El equipo y artistas son de primera calidad. Y el público aprovecha cada instante, tanto del show musical como del momento de reflexión junto a los capellanes de cada ciudad, donde el mensaje central es la inclusión y la lucha incansable por combatir la pobreza”.

Entrevista de  Mauricio Bascuñán A


NOTA DEL EDITOR : LA presente entrevista ha sido publicada al margen de la linea editorial y como forma de apoyar la gestión social del Hogar de Cristo.

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado esta exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Entrevista de Mauricio Bascuñan a Elías Pizarro el doble de Luis Miguel: “El o Ninguno”