Publicado en: dom, Oct 7th, 2018

La hipocresía del triunfo del NO…desde el NO

Share This
Tags

Hay un cierto nivel de hipocresía y de mediocridad en quienes hacen tanto aspaviento al  celebra  el triunfo del NO. Si hubiesen cuidado a los Gobiernos de la Concertación o a los Gobiernos de la Nueva Mayoría, frutos de esta trascendental decisión,   con el mismo entusiasmo con el que hoy celebran esa porción de historia,  otra seria nuestra actual sociedad. Si tan solo hubiesen liderado una discusión inclusiva, participativa y convocante con sus bases con el mismo sentido de unidad  con el que hoy enarbolan  banderas gastadas, mancilladas y pisoteadas, tampoco existiría ni siquiera un frente amplio pisándoles los talones.

Hoy no estarían vacios en la vereda del frente. Ni escondidos ideológicamente. Hoy serian propuesta de futuro y no recuerdo del pasado. Hoy serian Gobierno.

Porque resulta vano creer que la Centro Derecha ganó por su habilidad para convocar, liderar o gobernar. La centro derecha gano por que los herederos en segunda generación del triunfo del No perdieron el rumbo ideológico y político. Perdieron el horizonte. Perdieron la mística. Perdieron el respeto por ellos mismos. Perdieron la consecuencia. Perdieron la convicción. Perdieron la honorabilidad y lo que no perdieron… se lo robaron ellos mismos.

Por otro lado resulta increíble ver caminando solos, pero con paso con rumbo con  paso veloz,  a aquellos nobles ideólogos, autoconvencidos,  Quijotes , idealistas y soñadores, que lideraron alguna vez una opción política libertaria, constructiva, democrática.

Ellos son los mismos que alguna vez y  con mano firme escribieron una frase, una simple frase en una pared que se enfrentaba al bajar por calle Real, en Rahue Alto y simbolizaba  la máxima expresión de sus sueños:  “Ganaremos nosotros los más sencillos…ganaremos”. Pues ese era el espíritu del NO.

Votar por la opción NO… no  fue una decisión que resulto difícil  una vez que se tubo la convicción de aquello. No fue una batalla tan épica en las conciencias de quienes sabían lo que ocurría en Chile. La victoria no fue difícil. Lo difícil fue sostener el triunfo. La victoria se alcanzo movilizados, agrupados, autoconvocados. El triunfo se diluyo después… se perdió por la acción de los “sin respeto”, los “recién llegados”, los fraccionarios, los que convirtieron las banderas en herramientas de trabajos y no en estandartes. Los que le pusieron precio a la conciencia. Los viles que se multiplican. Aquellos que también lucran. Los que convirtieron en “oficio” de tiempo completo el divulgar “la idea” y “defender al pueblo”.

Fueron ellos, los últimos, los de la política impropia,  los de ideología bastarda quienes  le robaron al pueblo el triunfo del No y que hoy mantienen secuestradas las banderas haciendo aspavientos. Declarando la mentira como verdad. Creyendo que la defensa del inmoral y del bandido que se nutre de la política es lealtad. Son Los que usan el odio como levadura para la causa.  Los que destruyen y nada construyen. Los que “dicen” pero no “hacen” los que finalmente también se robaron el triunfo del NO.

Son aquellos personajes y titiriteros  de mente estrecha y limitada quienes en estas fechas , se sientan en las primeras filas, marchan al frente de las columnas, buscan el mejor perfil de las fotos y se inventan, pasado el tiempo, unas historias de ellos mismos…tan  épicas… de tanto heroísmo que ya no alcanzan los laureles y coronas y no queda, para ellos,  condición alguna  más que el mesianismo ” la fase superior al heroísmo”. Son ellos los que distancian  y no convocan, los que diluyen y no remarcan…¿ los conoce ?.

Yo prefiero a los otros. A los pocos. A Los silenciosos. Prefiero quedarme con el recuerdo  de quienes efectivamente pelearon, lucharon, y ganaron con la opción NO.  Representados por Alberto Paillacar, Secretario Ejecutivo del Comando por el No y de Raúl Mendoza Coordinador Provincial del Comando del No.

Aquellos con quienes alguna vez cruzamos camino y hablamos de política. Que hicieron de la política una causa y no un fin. Aquellos con quienes todavía se puede conversar, aprender, debatir sin denostar,  argumentar sin escupir, mirar sin despreciar, y hablar sin insultar, aquellos que siguen construyendo pensamiento.

Personas que no necesitan escribir una post verdad porque actuaron siempre con verdad dignificando la política de izquierda y aunque algunos los olviden, no los inviten, ni los reconozcan, para ellos, esto,  no tiene importancia…  no necesitan laudos ni coronas…    siguen teniendo con ellos el mismo espíritu que llevo a Raúl Mendoza a las 10 de la noche de un miércoles 5 de octubre de 1988 a pararse solo a las afueras del regimiento,  convencido por si solo del triunfo del No y con una vela en la mano, pensando, soñando y creyendo que algún día ganarían los más sencillos…ganarían.

Este es un reconocimiento de Semanario Local para todos aquellos que recuperaron con un lápiz y  un papel la democracia en Chile y cuyos nombres hoy se han  olvidado.

Claudio Ojeda
Editor Semanario Local
Fono 98776 2086
semanariolocal@gmail.com

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado esta exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La hipocresía del triunfo del NO…desde el NO