Published On: Vie, Jun 23rd, 2017

Inmigración, diversidad y calidad educativa

Share This
Tags

Cada vez es más común ver estudiantes de origen extranjero en nuestras salas de clases. Lo que ayer constituía una novedad, hoy es algo habitual. Los encontramos en las ceremonias de entrega de computadoras, en competencias deportivas y académicas representando a sus escuelas. Lo que antes era habitual para establecimientos que participaban de redes de intercambio de estudiantes, hoy se ha extendido a muchas escuelas que reciben día a día a estudiantes que provienen de familias inmigrantes, que se insertan en nuestras escuelas públicas y conviven con los niños y jóvenes de los barrios en los cuales sus padres y familiares han llegado a vivir.

 El fenómeno de la inmigración hace que cada vez vivamos en una sociedad más plural, en la que nos encontramos con una multiplicidad de costumbres y de culturas, en donde la escuela es un reflejo de ello al recibir alumnos de diferente origen y cultura. Esta nueva realidad hace imprescindible un enfoque intercultural de la enseñanza, en un marco de respeto, tolerancia y solidaridad que constituyan una oportunidad para aprender de los que llegan y así evitar algunas actitudes de rechazo que se han visto en contra de familias extranjeras que han venido a buscar una nueva oportunidad a nuestro país.

 La inmigración ha acentuado una realidad socio cultural hasta ahora latente en nuestra sociedad y que debe ser abordada con urgencia por nuestras comunidades educativas. Las instituciones deben tener la capacidad de anticiparse para orientar el proceso de inclusión social y educativa de los nuevos estudiantes, diseñando un “plan de acogida” que permita recibirlos con generosidad y comprensión, pero también con apertura, favoreciendo un clima social de convivencia, respeto y tolerancia, fomentando que las escuelas sean un núcleo de encuentro y difusión de los valores democráticos y de nuestra cultura nacional y local.

 Es fundamental el papel de la escuela en la incorporación social del niño inmigrante y en su desarrollo personal; ésta debe facilitar su acceso a nuestra comunidad, su conocimiento de la lengua cuando corresponda, fomentar su relación entre iguales, su promoción y continuidad escolar y desarrollar su potencial para participar activamente de nuestros desafíos nacionales. La incorporación de niños y niñas inmigrantes a nuestro sistema educativo implica poner de relieve y de plena actualidad principios educativos tan utilizados como la inclusión, la integración, la atención a la diversidad en el aula y la atención personalizada de los alumnos; pero también es una oportunidad para que nuestros hijos miren el mundo desde perspectivas humanas y culturales más amplias, para que aprecien la riqueza de la diversidad y encuentren en ella el potencial de la tolerancia, de la oportunidad para la innovación y del aprecio de la diferencia como una fuente de riqueza y no como una amenaza a nuestra integridad. En la convivencia cada uno aporta lo mejor de sí mismo y todos tenemos la oportunidad para construir un mundo más justo y solidario. La presencia y acogida de niños y niñas inmigrantes mejora nuestras escuelas, mejora la enseñanza, mejora nuestra educación y nuestra sociedad.

Carlos Delgado Álvarez
Director Macrozona Sur
Agencia de Calidad de la Educación

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Inmigración, diversidad y calidad educativa