Published On: Mie, Jun 21st, 2017

El desafío de identificar el Trastorno Dismórfico Corporal

Share This
Tags

Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es una alteración de la imagen personal que puede llevar a los pacientes a realizarse numerosas cirugías estéticas sin quedar satisfechos.

El TDC es un trastorno mental difícil de diagnosticar, caracterizada por la preocupación obsesiva que manifiesta un individuo por un característica física que ellos perciben como un defecto. Su sintomatología puede conducir a un deterioro de la vida personal, social y laboral. Por este motivo, Las personas que lo padecen sienten una insatisfacción constante con su cuerpo.

Esta patología puede llevar a la persona a una depresión, asociarse con trastornos alimenticios o llevarlo a atentar contra su vida.

Según un estudio realizado por la Universidad de Groningen de Holanda a 173 profesionales de la cosmética, el trastorno dismórfico corporal (TDC) suele estar subdiagnosticado en personas que se realizan procedimientos estéticos. Por lo mismo, Dr. Theo Bouman, líder de la investigación, aconseja que la evaluación de problemas de imagen corporal se convierta en un estándar para todas las consultas cosméticas. Al mismo tiempo, el estudio arrojó que -en comparación a otros profesionales de la cosmética- los cirujanos plásticos son los primeros en remitir a estos pacientes a un psiquiatra o psicólogo y rechazar el tratamiento, si ven rasgos de TDC.

La Presidenta de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, Dra. Montserrat Fontbona, señala que en Chile también se han diagnosticado casos, particularmente en personas entre 20 y 45 años. “La mayoría de las personas con TDC buscan constantemente cirugías plásticas y otros procedimientos cosméticos. Sin embargo, están insatisfechos con los resultados, causando a menudo que deseen un procedimiento adicional. Al detectar este trastorno, el médico debe considerarlo como una contraindicación para la realización de los procedimientos cosméticos”, afirma la especialista.

Del mismo modo, la última encuesta de la Sociedad Norteamericana de Cirugía Plástica (ASPS, por sus siglas en inglés), publicada en febrero de 2017, asegura que los cirujanos plásticos y otros profesionales ya están familiarizados con el desafío que trae detectar esta enfermedad sicológica.

La Sociedad de Cirugía Plástica en su conjunto trabaja porque estos procedimientos sean realizados siempre por cirujanos y así proteger la salud de las personas. “Cada paciente merece un diagnóstico y una evaluación apropiada antes de que se someterse a cualquier procedimiento, por eso la recomendación es que se traten con un cirujano plástico certificado”, concluye Fontbona.

ACERCA DE LA SOCIEDAD CHILENA DE CIRUGÍA PLÁSTICA

La Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP) es una institución médica, sin fines de lucro, que vela por la calidad de la formación, certificación y atención de los cirujanos plásticos, mediante su continuo perfeccionamiento para realizar diversos procedimientos y tratar complicaciones en pos del bienestar de la población. Creada en 1941, se conforma por 140 cirujanos plásticos pertenecientes a todo el país, reconocidos por el Colegio Médico de Chile. Todos acreditados y/o certificados en el país o en el extranjero, mediante la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (CONACEM), que homologa la formación de las universidades acreditadas. De esta forma, buscan que todos los pacientes puedan identificar y escoger a los profesionales más idóneos científicamente y éticamente calificados, al momento de decidir realizarse una cirugía reparadora o  estética.

El Banner no pudo ser cargado

El Banner no pudo ser cargado

About the Author

-

El Banner no pudo ser cargado

El Banner no pudo ser cargado

El desafío de identificar el Trastorno Dismórfico Corporal