Published On: Mar, Oct 11th, 2016

Columna de opinión : Hechura de Barro(s)

Share This
Tags

barros1

Con la venida del hijo de Dios al mundo y su posterior sacrificio por la humanidad se formaron  los cimientos de la fe cristiana y a su vez los apóstoles comenzaron a cimentar lo que sería la iglesia primitiva, mediante los libros y cartas que fueron escritos bajo  la  inspiración del espíritu santo dando con el paso de los años lugar a un orden extructural que daría origen a la Iglesia Católica.  Esta y sus tradiciones comenzaron a conquistar el mundo, llevando la palabra y bautizando en el nombre de Dios, y a la vez formando parte de los poderes de los diferentes países y estados, dando lugar a que  un grupo de estos hombres consagrados formasen  parte del poder de los pueblos.

La Iglesia se organizó de tal forma que hasta en la actualidad es dirigida por  un hombre, bajo el nombre de Papa. En estos tiempos modernos es un argentino quien la dirige. Estos hombres en un principio sintieron el llamado a servir, pero algunos en el camino se confundieron y comenzaron a servirse de esta iglesia, ya que es de conocimiento público que la iglesia administra la  Fe y los bienes que esta posee  a nivel mundial.

Hay una canción chilena que habla del cura del pueblo, dice que es un hombre bueno, amable, sencillo, que ruega por todos, quien es recordado con mucho cariño, pero esa canción es prácticamente una quimera, con el avance de los tiempos  nos enteramos de algunos curas que se han olvidado para que fueron llamados, y peor aún se han visto envueltos en casos judiciales, lo que nos hace recordar que estos  ante todo son hombres y no pierden esta esencia, y son invadidos por los pecados.

Con la llegada de Juan Barros  Madrid en marzo de 2015 comienza una oscura etapa para la diócesis de Osorno. Se suponía que ese día sería uno de celebraciones, regocijo, por el contrario la catedral fue invadida por peleas, llantos, gritos, desesperación, rabias, tensión, la casa de Dios había perdido esa calidad, y sus feligreses se dividían en 2 bandos, fue una actividad que quedó plasmada en la retina de todo el mundo ya que las imágenes fueron vistas en todo el orbe.

Hay que recordar que  Juan Barros había sido obispo castrense pero no fue querido en este cargo que desempeñaba desde 2004 cuando asumió como General de Brigada del Ejército de Chile. La situación de Barros se tornó insostenible precisamente desde 2010, cuando se hicieron públicos los testimonios de las víctimas de los abusos cometidos contra menores por el sacerdote Fernando Karadima, y que involucraban a Juan Barros como un cercano colaborador, fue así como comenzaron las presiones de parte de los generales para sacar a Barros, ya que vulneraba uno de los valores más preciados al interior de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, que es el honor y la honra. Era necesario desconectar definitivamente el fuerte impacto provocado por el caso Karadima en la sociedad chilena, con el daño de la imagen institucional que provocaba a las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile. Especialmente, porque dicho caso sigue estando presente en la conciencia ciudadana, como el hecho más repudiado y vergonzoso de la historia de la Iglesia chilena.

Había que jugar, mover un soldado en este ajedrez , fue así como Jorge Burgos acude al llamado de los generales y en forma decisiva y oportuna, se realizan los movimientos y Barros es degradado como  oficial y a la vez es nombrado como obispo de Osorno  en reemplazo de René Rebolledo Salinas quien asumía  como Arzobispo de La Serena.

A Barros Madrid, se le pidió que no asumiera este cargo pero el pecado capital de la soberbia lo invadió, acepto y vino a dividir una iglesia en el sur de Chile. Antes, entrar a la catedral en cualquier tipo de celebraciones era normal, últimamente vemos las vallas papales que la rodean, las misas que otrora llenaban la nave central son del recuerdo ,ahora solo acuden al cantar de las campanas algunos fieles, los demás se quedan afuera con canticos o gritos , ya que no los dejan ingresar,  otros simplemente ya no acuden, mencionar lo caótico que ha sido cuando este obispo ha celebrado diferentes tipos de misas en otros lugares de la diócesis,  que increíble que en estos tiempos que se necesita tanta oración ,un hombre  lograse lo contrario, y en un corto periodo haya logrado dividir, desunir, poner en pugna a estos hermanos en la Fe.

¿Por qué la Iglesia protege tanto a Barros Madrid?

 En vez de cuidar  a sus ovejas , a esos  Osorninos que siempre han estado ligados a ella ,que piden, exigen que el Papa Francisco  tome la decisión de cambiar a este obispo que tanto mal le ha hecho a la Iglesia , sobre todo a la de Osorno.

ESTAS SON PALABRAS DEL VENERABLE FRANCISCO VALDÉS

“Quiero manifestar mi agradecimiento a los fieles de Osorno que cada vez más numerosos se han ido incorporando a las filas de la Iglesia, militando, escuchando su llamado y comprendiendo cada cual su responsabilidad apostólica como laicos en tantos frentes de trabajo, en la construcción de la Iglesia, en la transformación del mundo.”

 Sabias palabras del primer Obispo de la catedral de Osorno, quien descansa en paz en las dependencias de dicha catedral, o al menos eso es lo que quiero pensar.

Que Dios nos pille confesados

Artículo escrito por  Rossana Casas Peña/

Periomamista Semanario Local

Una mezcla loca entre Mamá y Periodista Ciudadana

 

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Columna de opinión : Hechura de Barro(s)