Published On: Jue, Ago 4th, 2016

Veterinarias Populares

Share This
Tags

veterinarias

Al desear propulsar el desarrollo de una comunidad es indispensable conocer el contexto social y cultural de la población.

El entorno social en el que se desarrolla una problemática comunitaria está íntimamente ligada a las condiciones ambientales, ya que para efectuar un buen diagnóstico no basta con cuantificar datos, sino interpretarlos de manera holística. Especialmente al trabajar en contextos culturales especiales, como los grupos originarios.

En sectores rurales de difícil acceso suele parecer muy difícil efectuar un trabajo de calidad, por la insuficiencia o ausencia de recursos, pero no hay que subestimar el significativo poder que la propia población y las organizaciones poseen para la superación de sus problemas, de esta manera participativa, los logros son de mayor impactos y valorados como propios.

Una forma muy adecuada de trabajar en contextos adversos es el trabajo en redes, si se buscar recursos interdisciplinarios, interinstitucinales, voluntades, sensibilidades y compromiso, incorporando a las organizaciones comunitarias territoriales y funcionales, las ancestrales, y las en potencia, se puede favorecer el surgimiento de grandes fortalezas, lográndose resultados de alto impacto social, autovaloración comunitaria de los cambios, al menos costo y con eficiencia compartida.

Si bien es cierto, las acciones medioambientales tienen impacto social y sanitario, al prevenir pandemias y enfermedades, el trabajo es necesario hacerlo a nivel de provincia y ampliar las fronteras, ya que los resultados de la irresponsabilidad humana en temas ambientales recae irremediablemente en los sectores marginales más vulnerables. Mientras se siga abandobnando animales en comunidades rurales y balnearios seguirá el problema de perros mordedores, mientras continúe la tala indiscriminada de bosques se está llegando al hábitat natural de ratón de cola larga y potenciando el Hantavirus.

La problemática medioambiental es una temática que nos afecta a todos, independiente de partidos políticos, niveles socioeconómicos, religiones o grupos étnicos, por lo que no es adecuado estigmatizar las acciones, todos los sectores tienen la obligación moral de colaborar, sin esperar retribución, porque algún día todos y cada uno de nosotros recibiremos las consecuencias de un ambiente dañado.

La operacionalización de Veterinarias Populares son de un costo muy menor, si se actúa como redes, cada uno aportando desde sus instituciones y organizaciones para el logro de un objetivo común, en este caso salvar vidas de animales y proteger a la población de enfermedades como la Rabia Humana, la Hidatidosis entre otras zoonosis .

Matar animales en ningún caso es la solución, ellos legalmente están protegidos y moralmente sería indigno, por lo que la solución es el control a través de la esterilización.

Lo que se requiere es la participación de organizaciones animalistas, universidades, instituciones de salud primaria y autoridad sanitaria, las organizaciones sociales regidas por la ley 19,418 tienen en sus estatutos una cláusila de velar por el medioambiente, las escuelas y liceos, empresas privadas dispuestas a hacer donaciones, carabineros, gendarmería, etc.

Los materiales e insumos requeridos son antiparasitarios, vacunas antirrábicas, muestras de alimentos, insumos quirúrgicos básicos, bosales, collares antipulgas. Se necesita un lugar limpio, con piso lavable, una camilla o mesa recubierta, un pedestal para sueros y otros insumos menores. Además de un sector post operarorio para que regresen de la anestesia las mascotas.

En operativos de control de mascotas conté con colaboración de veterinarios voluntarios, aportes de instituciones de salud, principalmente en insumos quirúrgicos y vacunas antirrábicas, de veterinarias muestras de alimentos, del sector privado además los antiparasitarios y bosales, aunque sea en préstamo, en cuanto al local, si no es factible en una sede social, puede ser mejor en un microbus dado de baja, que los niños y adolescentes puedan decorar por fuera, haciendo más cercana la solución a la problemática común. Las organizaciones y voluntarios colaborarían en estrategias de pesquisa de perros vagos para su esterilización y campaña de adopción de mascotas, además su función podría ser el ordenamiento del circuito de intervención práctica.

 Una o muchas jornadas de intervención de una Veterinaria Popular, son además una excelente oportunidad para compartir en familia en un objetivo común y saludable, venta y consumo de alimentos sanos, compartir educaciones ambientales, organizar actividades deportivas y lúdicas mientras se espera el turno, escuchar música, etc.

Todos tenemos un lugar y una misión en este mundo, cada humano, cada animal, insecto, habitante del mar, ríos, lagos, pantanos o los aires, cada uno merece un espacio para vivir, todos somos necesarios, un hábitat para convivir en equilibrio, un ecosistema armonioso que nos garantice un futuro.

Leandro M. Gallardo Vera – Asistente Social.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Veterinarias Populares