Published On: Vie, Jun 10th, 2016

Necesidad de cambio: la retoma de nuestros deberes.

Share This
Tags

rozana

Corría la época de los 80, luchábamos y protestábamos por tener voz, derechos y privilegios, o sea, por una desconocida democracia. Se vociferaba a los cuatro vientos que el cambio era necesario, seríamos libres y felices.

En un principio era parte de la rutina al cumplir los 18 años apagar las velas y dirigirse al Servel para inscribirse y así poder sufragar en las próximas elecciones. Era parte de la billetera tener ese carnet de color verde donde salía la mesa de inscripción y los datos necesarios para poder votar.

De a poco y con timidez, junto a quienes habían sido los políticos de antaño, iban apareciendo en pantalla algunos personajes, que enarbolaban banderas de lucha y en sus camisetas llevaban marcados los diferentes sellos de los antiguos y nuevos partidos políticos.

De a poco la democracia fue avanzando, la política fue aburriendo, cuando se dijo que el voto era voluntario la democracia dejó de existir y a un gran número de personas ya no les interesó aquel ejercicio ciudadano por el cual tanto se había luchado, prefirieron quedarse en casa y no ejercer su derecho.

A medida que pasaba el tiempo aquellos integrantes del congreso dictaban y cambiaban leyes, tomaban decisiones por y para todos los chilenos, comenzábamos a ver como un grupo de personas que nosotros mismos habíamos elegido nos perjudicaban, prohibiendo hasta la sal en la mesa.

Te has dado cuenta que nos hemos convertido en un país gris y triste, que de a poco nos han ido prohibiendo nuestra idiosincrasia, nuestra “chispeza de chilenos” aquel chileno “bueno para la talla” ya no existe por temor a ser demandado. Ya no podemos comer sal, no podemos beber, ¡Hasta lo que comemos está legislado! Cada vez es más complicado, nos han llenado de leyes que más que beneficiarnos, nos perjudican. Debes utilizar un chaleco inservible en ciudad, porque a alguien se le ocurrió que debía ser obligatorio y otro alguien los importó de algún país extranjero. Tus hijos deben tener un asiento especial, el cual debe tener medidas, sellos etc, porque algún político que fue al extranjero lo vio, le entusiasmó la idea y nos la impusieron , sin ni siquiera pensar que muchos automovilistas apenas les alcanza para pagar la patente y poner combustible. Pero como nosotros los chilenos no nos oponemos, ahora es ley. Las cosas han cambiado tanto en contra de los buenos ciudadanos que, si eres asaltado, el asaltante tiene toda la protección del poder judicial y tú, que eres la víctima, pasas a ser prácticamente un delincuente si no logras probar que eres la víctima; que ese conductor que chocó o mató a alguien con el sólo hecho de pedir perdón automáticamente su condena es rebajada, ya que las leyes tienen tantos vacíos legales que un abogado puede hacer que un feroz delincuente se vea como una dulce oveja.

Les entregamos en bandeja el país a un grupo de personas que en un principio nos encantaron con sus ideas, sueños, paternalismos y luchas. Nos convencieron que ellos nos cuidarían y protegerían, lucharían por la igualdad, justicia, libertad, avance país, y cuanta cosa se les ocurrió vendernos en sus propuestas como candidatos. Creímos y fueron elegidos, aseguraron un escaño y se olvidaron de sus promesas, de sus luchas por el bien de la ciudadanía y de a poco comenzaron a salir noticias de los negocios que estos tenían, de cómo vendían sus principios para financiar las nuevas elecciones o vidas futuras. Cabe destacar que en este grupo hay un subsector que si realiza su tarea, pero como son minoría sus proyectos de leyes quedan en eso: solo proyectos.

En todos los municipios contamos con alcaldes y concejales de todos los bandos políticos. En muchos de estos, los ediles piensan que su trabajo es acompañar y aprobar todas las ideas del alcalde, dejando de lado su labor como fiscalizador y muchas veces no se dan el trabajo de estudiar y enterarse cuál es su labor. Algunos piensan que fueron elegidos para acompañar al alcalde a las diferentes inauguraciones o reuniones a las que son invitados. Debiera ser obligatorio para los concejales asistir a cursos donde se les enseñe cuál es su labor, donde se les capacite de acuerdo a las diferentes leyes y normativas que deberán enfrentar, antes que juren ante la ciudadanía como nuevos ediles.

La gran mayoría de los políticos pertenecen a un partido político o pertenecieron, y a mi juicio es ahí donde comienzan los problemas, ya que todos los partidos son encabezados por quienes fueron sus fundadores, y son ellos quienes toman las decisiones, o familiares de estos, sin tomar en cuenta las nuevas ideas, ni menos dando espacio a ideas frescas. Hay un intercambio en las directivas entre ellos mismos, sin dar lugar a tal vez aquellos nuevos rostros que con ideas frescas les pueda ayudar tanto al partido como al país.

Existe una mala señal de egoísmo y de egos, donde las mujeres y jóvenes tampoco tienen mucha voz y voto, de hecho se tuvo que obligar para estas nuevas elecciones cupos para un porcentaje de mujeres y de jóvenes que deben ir en las papeletas electorales.

En general hay un descontento de la ciudadanía contra los políticos, se habla en contra de estos, se murmura, pero en general es más cómodo hablar a las espaldas y no cara a cara. Tal vez porque no se dan los espacios para esto o simplemente no se hace por temor a represalias legales, o por que estos no quieren escuchar, por temor a que se les digan verdades que no quieren oír.

Se necesita un cambio real en la política chilena y para esto este cambio debe ser desde las bases, abrir las puertas a las ideas frescas, como también dejar los egoísmos y preparar generaciones de nuevos líderes políticos. Y aquellos que han ejercido una labor política por un largo periodo deben dejar que otros ocupen estos espacios, para ir renovando y evitando coimas que tanto enlodan por ahora a los antes nombrados.

Si queremos cambiar la política en nuestro país, es necesario volver a las urnas, debe ser obligatorio ejercer el derecho ciudadano. Recuerda que tu voto es importante y primordial para tener un país democrático. Eso de “castiguemos con el voto” no nos ayuda, por el contrario: nos perjudica. Recuerda que a río revuelto, ganancia de pescadores.

Luchemos por un Chile renovado, donde los ciudadanos volvamos a tener libertad, que el miedo sea para los delincuentes; votemos por políticos que nos ayuden a lograr un país libre y democrático, donde la razón prime ante la fuerza.

Artículo escrito por Rossana Casas Peña
PerioMamista Semanario Local
Una Mezcla Loca entre Mamá y Periodista Ciudadana.

 

 

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Necesidad de cambio: la retoma de nuestros deberes.