Published On: Jue, Jul 9th, 2015

Llamado a respetar los derechos del paciente en Hospital Base de Osorno termina en dramático desenlace

Share This
Tags

hospital

«Quiero decir lo que la gente no dice por temor a represalias», señala G.M.R.A. una usuaria del Hospital Base de Osorno quien tomó contacto con nosotros y que pese a estar dispuesta a dar su nombre e incluso a ser fotografiada preferimos resguardar su identidad. Solo diremos que trabaja directamente con un conocido hombre público de Osorno.

La ciudadana en cuestión busca apelar a la humanidad, al buen servicio y a la dignidad con la que debieran ser atendidos los pacientes del Hospital Base de Osorno. Pero sobre todo al respeto a la ley 20.584 que establece los derechos y deberes del paciente y cuya aplicación pareciera ser cosa de suerte y no una ley de la República cuya implementación debiera ser sistemática y continua.

Esta denuncia tiene que ver con la vulneración de esta ley en torno a la falta de información oportuna y clara; Trato digno y amable y atención de calidad, solo por mencionar algunos aspectos de la citada ley. Y es justamente la no obtención de respuestas ni explicaciones de ningún tipo la que obliga acudir a este medio a realizar su denuncia. «A los medios de comunicación estos temas no les interesan o quizá están acostumbrados a escuchar siempre lo mismo», reflexiona la denunciante.

Por protocolos administrativos internos, por cambios de guardias o de turnos los tramites propios de la atención hospitalaria se van derivando en una especie de posta de relevo que obliga a permanentes retrasos de la atención; evidenciando una falta de orden que podría explicar el colapso del sistema de atención muchas veces denunciado, señala convencida la denunciante después de ver lo que ocurre durante 19 horas ininterrumpidas de espera.

El día jueves 2 de julio a eso de las 10 de la mañana sus padres dos adultos mayores ambos de 80 años ingresaron al servicio de urgencia dado que el varón presentaba severas molestias de tipo hepático y renal permaneciendo por un lapso de 19 horas en dependencias de la guardia con toda la incomodidad que ello significa y sin que nadie entregue una explicación. Cerca de las 18 horas la denunciante debió firmar una autorización legal para la aplicación de una «inyección de contraste». Al no tener una explicación o información clara de lo que estaba ocurriendo intento obtener respuestas que nadie supo entregar. Por indicaciones de los mismos funcionarios debió internarse en las dependencias del servicios, ubicar a la doctora a cargo de la atención , «invadir sus espacios» como ella lo denomina y enfrentarse con la profesional de salud para obtener respuestas y al menos un pre diagnostico que permitiera saber qué es lo que en definitiva ocurría con su padre. La doctora informo lo que ya sabía «una inyección de contraste» pero primero tuvo que espera por cerca de dos horas que una enfermera le aplicara una encuesta. Posteriormente el adulto mayor fue trasladado cerca de las 23:00 a efectuarse un escáner. Luego se le indicó que el informe seria remitido a Santiago y que debían esperar los resultados en la misma guardia. Cerca de las 3:30 horas se les informa que el paciente debía quedar internado. «yo apelo a lo humano» interrumpe su relato. «19 horas sin comer, sin moverse del hospital en eterna espera, sin información de ningún tipo, en condiciones absolutamente incomodas e insoportables para dos adultos mayores no tienen justificación alguna», señala dolida. » El recinto estaba lleno de adultos mayores en condiciones muy similares en algo que resulta indignante», replica.

Luego de ser su padre internado, el día viernes concurrió nuevamente al hospital cerca del medio día para indagar qué es lo que tenía el paciente hospitalizado puesto que aun no existe información al respecto. Se le entregó un papel con datos de «enlace» con teléfonos para requerir información. Sin embargo a pesar de los múltiples intentos esos teléfonos jamás contestaron. El día sábado nuevamente acudió al servicio hospitalario a tratar de obtener información. Esta vez un Asistente Social señaló que solo la Enfermera en jefe estaba autorizada a entregar información o el Medico tratante quien le informaría «cuando estime conveniente y lo considere necesario». Después de pelear, alegar y discutir nuevamente un medico de buena voluntad (cuyo nombre nos reservamos ) los trasladó a una dependencia privada, quien viendo la angustia de los familiares les explico que debían esperar nuevamente 72 horas para saber la evolución del paciente. Ese tiempo venció y sin que exista información que explique qué tipo de bacteria es la que contrajo y donde la contrajo. En esta conversación con el médico se entera que el examen realizado a su padre se extravió y que no estaba incorporado a la ficha médica. Su insistencias, discusiones y amenazas de acciones legales hicieron aparecer despues de varias horas y repentinamente el examen perdido. Pero ahora la desconfianza está instalada » ¿Es ese el examen de mi padre realmente ? cuestiona la mujer. «quiero que respondan, que me expliquen y que se haga pública esta denuncia porque no quiero que otros adultos mayores o familias más humildes pasen por lo mismo y si por esta denuncia a mi padre le ocurre algo o siento que existe algún tipo de represalias acudiré a todas las instancias legales necesarias para exigir justicia y sanción para los responsables» señala la mujer .

Luego de un largo deambular por el hospital base de Osorno y tras casi una semana se determino que su padre padece de una Insuficiencia Renal producto de una pielonefritis.

Cabe señalar que en el transcurso de la tarde tratamos de comunicarnos con el Hospital Base de Osorno a través de su Departamento de Comunicaciones a fin de contrarrestar la información aquí expuesta; hecho que no fue posible pues no fueron contestados los teléfonos facilitados para este efecto..

Esta denuncia fue ingresada por la afectada a la OIRS del Hospital Base de Osorno.

DRAMATICO DESENLACE

La presente denuncia fue entregada este medio día del 8 de julio en una oficina del sector céntrico de Osorno. Solicitamos a la denunciante que se mantuviera alerta frente a cualquier situación que considere irregular y anómala. A esos de las 17:00 horas recibimos un llamado telefónico en que se nos informaba que el paciente en cuestión se encontraba desnudo desde el lunes por ausencia de la típica camisa para pacientes que brindan en el hospital, mientras que en su cama se encontraban catéter usados y fluidos de tipo orgánico evidenciando una falta de aseo hacia el paciente.

Mientras redactábamos este material recibimos un nuevo llamado telefónico a las 22:26 horas. Esta vez la hija del adulto mayor visiblemente acongojada y entre llantos nos relata que fue informada desde el Hospital Base de Osorno que su padre padece ahora una Neumonitis siendo desahuciado por los médicos. Ante tan dramático desenlace la denunciante retirará este jueves al paciente del Hospital Base por iniciativa propia para llevarlo hasta su hogar y darle la posibilidad de «bien morir» al cuidado de sus seres queridos. Posteriormente iniciara las acciones judiciales correspondientes para determinar responsabilidades y sanciones frente a todo este doloroso e inhumano proceso.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Llamado a respetar los derechos del paciente en Hospital Base de Osorno termina en dramático desenlace