Published On: Sáb, Abr 11th, 2015

Editorial : Populismo, redes sociales y la tiranía de las encuestas.

Share This
Tags

reds

Recientemente me toco vivir un simpático y cómico episodio a través de las redes sociales. A grandes rasgos se trato de una denuncia virtual a una crítica con molestia de ciertos individuos por una opinión personal entregada a través de una editorial que algunos en la ignorancia calificaron incluso de «noticia», otros reclamaron que «no tenia firma» . La editoriales no tienen firma. Son opiniones personales escrita según las experiencias del editor y que puede cumplir diversas funciones a la vez como explicar los hechos y su importancia, dar antecedentes (entregar una contextualización histórica), predecir el futuro, formular juicios morales o de valor y llamar a la acción o generar debate.

Bueno. Tal comentario , vuelvo a insistir esto es una opinión personal que puede estar errada o no, pero que es absolutamente independiente y propia, apuntaba a la necesidad de decretar una prohibición de informar aunque con ello se atente contra la libertad de expresión en los casos Cabal, Penta y Soquimich por razones de estado. Se rajo el cielo. Una masa desbordada salió a través de las redes sociales en defensa inmediata de la Libertad de Prensa consagrada en la Constitución Política de Pinochet, y ejecutada por el duopolio integrado ´por Copesa, El Mercurio y a los que curiosamente se agrega al Señor Mosciatti y CNN Chile y expresadas también por una serie de medios de seudoizquierda sin independencia alguna cuyas motivaciones generales no son las de informar sino que aumentar el tiraje y las visitas online en concordancia con el modelo económico altamente competitivo dejado en herencia también por el General. . Esa libertad de expresión, yo no lo comparto. Ni la defiendo. Los twiteros sin embargo, con las mas mínima capacidad de análisis anunciaban hasta las penas de infierno ante una opinión personal y disidente.

Al respecto nadie repara , al parecer , en el hecho que la abundante información entregada por los medios de prensa con distintas intencionalidades y motivaciones , en torno a estos casos han permitido a un sector radicalizado y vociferante apropiarse de la competencia de los tribunales de justicias y la interpretación de las leyes declarando a todo el mundo : CULPABLE desatendiendo con ello la letra de la ley. Ante la ausencia de representantes validados el resto de la ciudadanía no le queda más que seguir el único ruido que oyen. Sin embargo los mismo medios que han hecho una muy mala pedagogía en torno a estos casos no serán capaces de contener la frustración, la rabia y la decepción de una sociedad que escuche los veredictos judiciales con bajas penas, la mayoría remitidas o de cumplimiento domiciliario cuando la sentencia argumente en torno a cualquiera de los involucrados frase como …»la majestad de la ley busca justicia y no venganza», «Dada la irreprochable conducta anterior», «frente a la colaboración prestado por el imputado durante la investigación», «han decidió restituir los dineros cuestionados». «Solicitan un salida alternativa para reparar el daño», todas expresiones que la propia ley contempla como atenuantes para bajar la gradualidad de las sanciones ante delitos que podrían traducirse en faltas. O delitos cuya intencionalidad, como el cohecho, son difíciles de probar.

La frustración y la rabia que podría causar el estricto apego a la legislación vigente o el actuar dentro de la legalidad podría convertirse en una explosión social y en una rebeldía ciudadana que muy bien promueven grupos anarquistas, o inconsecuentes militantes que mas que traer propuestas buscan mediante la critica fácil y el populismo instaurar sus propias ignorancias como verdades absolutas con la intención de ocupar un espacio destacado en un mundo virtual puesto que en el mundo real no resultan creíbles.

Nada mas antidemocrático que el actuar de aquellos grupos virtuales creados por mentes siniestras para influenciar y alarmar a la opinión pública o simplemente para levantar críticas sin propuestas de ningún tipo. Hay personajes que manejan varias cuentas de facebook o twiteer y que a través de una muy acabada manipulación logran conseguir 1000 «me gusta» a un cometario en facebook pero no pueden convocar a mas de 20 personas a una reunión. Son capaces de conseguir 2000 firmas en un papel. Pero no llevan a mas de 50 a una marcha. No existe el compromiso real. El mundo virtual en consecuencia es manipulado y manipulador.

Via twitter un parlamentario tratando de congraciarse con estos personajes señalo: «no estamos en los 90»; Tiene razón. No estamos en los 90. Por lo que aun se espera su pronunciamiento frente al reciente conflicto entre un muy menor sector del PS y el Intendente regional …no estamos en los 90 como para guardar silencio, que se pronuncie entonces el parlamentario.

La clase política, los dirigentes, las instituciones, las organizaciones y los medios de comunicación le temen a estos personajes, en muchos casos, sin sustancia que operan en las redes sociales. Hay comunicadores y periodistas reacios a contradecirlos para no ganarse una crítica con muchos «likes» . Que dicen solo lo que la gente quiere oír. ¿ Quien podría defender al obispo Barros? por ejemplo. la pregunta es ¿tiene derecho a defensa? ¿están desprejuiciadas las victimas? ¿Es culpable el abogado que por mandato de la ley defiende a un homicida, a un violador?.

El populismo se toma la agenda. Se debe entender que por naturaleza no puede uno caerle bien a todo el mundo. Pero hay quienes lo intentan incluso sacrificando sus propios valores y convicciones.

De igual forma en el mundo real una situación similar se está dando con las famosas encuestas cuyo finalidad es evidenciar una tendencia y no establecer verdades absolutas. La Clase Política, las figuras políticas y los partidos en el Chile de hoy le han dado significativo valor a las encuestas siguiendo el modelo norteamericano. Pero hay una diferencia con el país del norte. Los norteamericanos se mienten menos así mismo y son capaces de reírse de ellos mismo. En Chile la encuesta es tomada por un personaje anónimo motivado por dinero, resuelta por otro personaje anónimo cuya responsabilidad a la hora de opinar puede ser cuestionada y finalmente presentada como verdad absoluta e innegable

No debemos movernos ni por encuestas, ni por redes sociales ni por populismo. Sino que por convicciones, de esas convicciones que escasean un poco mas cada día puesto que las que nos presentan están fundadas en las mayoría de los casos en personalismo, egoísmo e interese personales que nos alejan del espíritu gregario y colaborativo que debiera dominar a la sociedad.

Claudio Ojeda – Editor Semanario Local – semanariolocal@gmail.com

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Editorial : Populismo, redes sociales y la tiranía de las encuestas.