Publicado en: Dom, Ago 31st, 2014

Reflexión del Domingo : Las apariencias engañan

Share This
Tags

incendio

«…Maestro, sabemos que eres amante de la verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres…» Mateo 22:16

En un pueblo de Estados Unidos se había declarado un gran incendio en una planta química, la cual elaboraba una gran cantidad de productos. Esta planta ocupaba un terreno de una hectárea, con distintos edificios donde funcionaban los distintos laboratorios. Justo en el centro del terreno, estaba levantado el edificio de Administración de la planta, y dentro de él, la caja fuerte donde el dueño guardaba las fórmulas de los productos que elaboraba. El dueño estaba realmente desesperado y los cientos de trabajadores también, pues si se perdían esas fórmulas, jamás podría volver a levantar nuevamente la fábrica y volver a producir nada, mas aún  la gente quedaría sin trabajo.

Estaban actuando varias compañías de bomberos, a las cuales les era muy difícil sofocar el incendio. El dueño de la planta, junto al jefe del sindicato de trabajadores  reunieron a los capitanes de las compañías bomberiles y les dijeron: «A la primera compañía de bomberos que llegue a la administración y rescate las fórmulas, les vamos a  donar US$ 10.000.-«

Los bomberos ante tal incentivo duplicaron sus fuerzas, pero era imposible llegar al centro del terreno dado el violento fuego.

De pronto se escuchó la sirena de una nuevo carro bomba que llegaba al lugar. Eran los bomberos de apoyo de una pequeña comuna vecina, quienes raudamente chocaron directamente contra la pared que rodeaba la planta, la derribaron, y siguieron su marcha través de la planta y el fuego llegando al edificio de la administración. El publico y los trabajadores de la planta, o la «familia Miranda», como dice Sergio Silva, veían atónitos y  expectante la valiente maniobra bomberil.  Sin detenerse los bomberos siguieron su marcha   chocando y derribando tambien las paredes de la administración, destruyendo la caja fuerte y trayendo de vuelta  con ellos y hacia fuera las ansiadas fórmulas. Eran los héroes indiscutidos  de la jornada.

Una vez sofocado el incendio, el dueño de la planta cumplió con su promesa, y les entregó el cheque por US$ 10.000.-. Se le ocurrió preguntarles a los heroicos bomberos: «¿Qué van a hacer con este dinero?» A lo que el capitán de la compañía contestó:

«¡VAMOS A ARREGLAR LOS FRENOS DEL CARRO; ANDAMOS CHOCANDO CON LAS PAREDES CADA VEZ QUE VAMOS A UN INCENDIO».

MORALEJA, Evitemos el juicio temprano. Más aún en nuestro entorno.. No hagamos caso de las apariencias en una sociedad que prefiere mirar lo externo antes de lo interno. No juzguemos los dichos o las actitudes de las persona sin analizar con paciencia y misericordia las circunstancias personales, individuales e intransferibles que marcan la existencia de nuestro prójimo. Mas aun con nuestra familia.

Recordemos que Dios puede leer en el corazón del ser humano como si fuese una carta abierta y pesar las verdaderas intenciones del corazón. Recordemos que Dios no hace acepción de personas.

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Reflexión del Domingo : Las apariencias engañan