Publicado en: dom, Ago 24th, 2014

Reflexión del Domingo : Las Canas de los Viejos

Share This
Tags

viejitos

Basado en el libro de  Levítico 19:32 : Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

Hayjóvenes y no tan jóvenes que tienden a menospreciar a las personas mayores o a los viejos. Algunos creen que se trata de gente anticuada, pasada de moda y quienes nada saben de la realidad moderna que nos rodea.

Pero qué lejos están de la verdad. Dice la Biblia que:

¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará: y nada hay nuevo debajo del sol. (Eclesiastés 1:9)

Desde mi temprana edad he sentido admiración y respeto por las personas mayores. Mi abuelo fue un hombre viejo que me heredo cientos de recuerdos. Tengo amigos ancianos y me siento bien entre ellos, los respeto y doy valor a sus palabras.

Aunque quizás halla algunos que han llegado a la vejez sin aprovechar bien su vida, en su mayoría los viejos son gente inteligente y sabia que nos puede enseñar mucho con sus experiencias. Como principio, aquellos que han sido creyentes desde su juventud, quienes han sido fieles a Dios en las altas y las bajas, quienes han dado testimonio con sus vidas de una verdadera vocación hacia Dios, son personas dignas de escuchar. A los viejos le gusta aconsejar los jóvenes, dar palabras de instrucción a los que estan aprendiendo a vivir.

Hay un dicho muy conocido que dice que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Y ciertamente, los viejos ‘saben’ porque han vivido y han visto mucho. En la vejez piadosa hay “sabiduría, hay entendimiento, hay solidez, hay instrucción y experiencia”. Tal es así que bíblicamente aquellos que están llamados a dirigir el pueblo de Dios tanto en el Antiguo Testamento así como en la Iglesia del Nuevo Testamento, son los ancianos. Desde tiempos pasados los ancianos han sido la base de la sabiduría de los pueblos. Tanto en los pueblos paganos como en los más civilizados, los ancianos (los viejos) han tenido un lugar de prominencia. Dios instruyó a Moisés para que pusiera “ancianos” en la tierra para que le ayudaran a gobernar al pueblo con sabiduría. En la iglesia del Nuevo Testamento, Dios nos instruye por medio de Pablo a que “se establezcan ancianos” que gobiernen en cada congregación (1 Tim. ). Ancianos idóneos que siendo guiados por la sabiduría divina y la llenura del Espíritu Santo puedan llevar al pueblo de Dios al conocimiento doctrinal correcto y a la estabilidad necesaria para el crecimiento de la iglesia. Cuando quienes gobiernan la iglesia son ‘neófitos’ sin conocimiento Escritura, sin testimonio como prueba de fidelidad a través de los tiempos y sin experiencia cristiana, la iglesia carece de fundamento, de solidez y de seriedad.

El texto que tenemos frente a nosotros en este día nos dice que uno de los mandamientos que Dios dio al pueblo fue el de “ponernos de pie ante las canas y honrar el rostro del anciano”. Una de las razones por la que el pueblo de Israel fue expulsado de la tierra de Israel. En su queja Jeremías dijo:

Lamentaciones 4  

16 La ira de Jehová los apartó, no los mirará más; No respetaron la presencia de los sacerdotes, ni tuvieron compasión de los viejos.

Pero tan importante es que los jóvenes honren, respeten y reconozcan las virtudes de los más viejos como es de importante que los viejos establezcan ejemplos dignos de seguir a los más jóvenes. Estoy totalmente convencido de que la condición de los viejos ‘determina’ la condición de la sociedad. Si los viejos no son buen ejemplo, la sociedad no es un buen ejemplo. Si los viejos no están firmes, la sociedad no está firme, y si los viejos no son buenos líderes, la iglesia va a la deriva.

Los más viejos tienen grandes obligaciones para con los más jóvenes y los más jóvenes tienen grandes obligaciones con las viejos.  Cuando Dios castigó al pueblo de Israel no solo fue culpa de que los jóvenes tuvieron compasión de los viejos sino que los viejos tampoco hicieron lo que debían hacer. Los viejos fueron tan o quizás más culpables del mal que sobrevino a la nación como los más jóvenes. Pero es que no se puede ser un viejo ejemplar si no se ha sido un joven ejemplar. No se puede guiar a otros cuando nosotros mismos hemos fracasado en lo más elemental.

En la Biblia hay ejemplos de personas viejas que no supieron cumplir con su labor y fueron un mal ejemplo para los más jóvenes dentro del pueblo y lo llevaron a su ruina Leemos en Ezequiel 8:

11 Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Safán en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y subía una nube espesa de incienso. 12 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas de imágenes? Porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha abandonado la tierra.

Cuando trajeron la mujer adultera a Cristo para que fuese apedreada, dice la Biblia que Jesús dijo “el que esté libre de pecado, tire la primera piedra”. Sorprendentemente ninguno levantó una piedra contra ella, al contrario, se nos declara que todos se fueron uno a uno “comenzando desde los más viejos” (Juan 8:9).

 No quiero sugerir que existan personas que nunca han pecado en su vida, porque solo Cristo ha sido el único hombre perfecto sobre la faz de la tierra, pero resulta interesante conocer que fueron los viejos los primeros que se fueron, reconociendo su maldad…y ello porque la vida a medida que pasan los años nos van convirtiendo en personas libres de prejuicios sociales, mas pausados, más serenos, más conscientes de nuestras propias falencias… un conocimiento que entrega la universidad de la vida y cuyo galardón bordea de blanco la sien de nuestros viejos y que se merecen nuestra mayor atención.

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado esta exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Reflexión del Domingo : Las Canas de los Viejos