Publicado en: dom, Ago 17th, 2014

Reflexión del Domingo: Los cajones del escritorio…

Share This
Tags

cajon

Recientemente he estado ordenando mi casa considerando el largo fin de semana y el tiempo libre que este feriado me ha dejado. A la hora de revisar mi escritorio encontré una serie de cosas que he ido guardando con el tiempo en los cajones. Documentos y carpetas para la elaboración de notas de prensa. Cd’s que alguna vez pensé reciclar. Conectores de audio para todo tipo de micrófonos y cables de audio- video de todos tipos, algunos ya desfasados. Lápices. Encendedores usados. Ampolletas. Pilas viejas. Audífonos viejos que pensé usar en alguna oportunidad. Cartas, papeles y revistas viejas. Casi no había espacio.

Me puse a meditar en cuantas cosas tenemos guardadas en forma innecesarias en este escritorio, y la verdad es que si pasan más de tres meses y no recurrimos a algo de lo que hemos estado guardando por tanto tiempo es que no es necesario mantenerlo guardado.

Sabes que de la misma forma que mantenemos cosas en los cajones de nuestro escritorio , así mismo guardamos cosas en los cajones de nuestro corazón y que en definitiva resultan inútiles para nuestra vida.

Tomate un momento, detente ahora por un instante y analiza: ¿qué cosas tienes guardada en los cajones de tu corazón que no te permiten el suficiente espacio para poder albergar cosas nuevas?. Cuando pensamos en esto, podemos darnos cuenta que son muchas cosas. Son tantas cosas inútiles que suelen llenar nuestro corazón que no podemos albergar NADA NUEVO, Incluso nos impide dar cosas nuevas a los que nos rodean.

Cuando se ocupa todo este espacio para guardar situaciones, dolores, angustias y rencores del pasado no dejamos espacio suficiente para recibir lo nuevo que Dios desea mostrarnos para compartir y mejorar nuestra calidad de vida interna.

Puede ser que sea hora de limpiar nuestro escritorio.

No es tiempo de quedarnos lamentándonos por nuestro pasado y los problemas que sucedieron, sabes que por más que llores y te lamentes y se lo digas a todos tus amigos, o lo guardes muy escondido al fondo del cajón mas secreto de tu corazón . … tengo que darte una mala noticia…esa angustia NO desaparecerá.

La acción necesaria para solucionar este problema es tomar control y autoridad sobre tu vida y decidir avanzar hacia adelante dejando atrás ese problema con la convicción que si nada de lo que hiciste funciono, para dejar atrás ese pasado, debes comenzar a usar estrategias nuevas.

No trates de seguir llenando los cajones de tu corazón y tapando con cosas nuevas lo malo, porque tarde o temprano cuando revises en profundidad ese cajón encontraras las mismas cosas.

Atrévete a cambiar de estrategia. Deja que Dios te incomode y comience mediante la oración a llenar de cosas nuevas, de nuevos sentimientos, de nuevas perspectivas tu corazón.

Durante muchos años yo guarde un profundo rencor a ciertas condiciones de mi vida o ciertas personas de mi entorno. Aprendí a esconder muy bien esos sentimientos incluso de mi mismo. Mi actuar sin embargo muchas veces fueron condicionados a esos sentimientos ocultos, dañando en forma innecesaria a los demás . Luego en un camino permanente de búsqueda y través de la enseñanzas de la Biblia fui aprendiendo que el perdón es un regalo INMERECIDO. A través de la oración en solitario y en privado insistí noche a noche en otorgar perdón a quienes me habían dañado. No cuestione si eran o no culpables, solo puse a su disposición el regalo inmerecido de perdonar. Aprendí a bendecirlos. Y sin darme cuenta un día me parecieron tan distintos ahora de cómo fueron hace tantos años…No digo que sea un ejercicio fácil. pero es un ejercicio que puede ir vaciando los cajones de tu corazón y renovarlos con cosas verdaderamente útiles y nuevas.

No busquemos nosotros nuestra propia justicia frente al rencor y al dolor guardado dejemos a Dios la aplicación de justicia. Dice la Biblia ” Núm 14:18 Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable” .

Tratemos de vivir entonces la misma misericordia que su hijo Jesús no enseña a través de Efesios 4:32 ” Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Toda nuestra vida puede ser renovada y transformada por Dios a través del Espíritu Santo.  Dios desea organizar los cajones de nuestro corazón, y si tomamos la decisión correcta y dejamos que El lo haga por nosotros, aplicándonos en buscar lo bueno y dejar atrás lo malo veremos que grandes cosas El puede hacer por nosotros. Después de todo y todas nuestras cosas Dios Ha sido Bueno.

(adaptación organizando nuestro closet)

Semanario Local

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado esta exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Reflexión del Domingo: Los cajones del escritorio…