Published On: Jue, Jul 10th, 2014

Todavia queda vino malo en el cuchitril

Share This
Tags

prensa2

Es 11 de julio, día nacional del periodista y habemos tres grupos que celebramos. Los con títulos de las Universidades Fiscales, los con títulos de la Universidades particulares y los con títulos otorgados por el pueblo. Cada grupo celebra por separado. Pero somos los que estamos en contacto con el pueblo en el dia a dia los que sabemos celebrar. Ese reportero que hace periodismo de calle. Embarrado. Entumecido por el frio. Mojado por la lluvia. Con los zapatos rotos. Almorzando a las 8 de la mañana, a las 6 de la tarde o a las 11 de la noche. Comiéndose un sandwich sacado desde donde «quien sabe quién» y que vende el «compadre de la bicicleta» y al que nunca mencionamos a la autoridad sanitaria. Ese reportero, que también es periodista con titulo de la calle, ese…ese si que sabe celebrar.

Ese periodista que junta la «nota» mala del día lunes pa’ tirarla el dia viernes pa’ salir temprano a carretear. El que se fuma el cigarro hasta el filtro y mas encima compartido entre varios. El que compra una cámara fotográfica medio «asustada» entre paisanos que te vieron crecer tras una pelota mugrienta allá en el barrio del sector de Rahue o de Francke. Ese periodista que tiene en el cuerpo sus propias experiencias personales de miseria y de pobreza que lo convierte en un experto en Periodismo Vivencial cuando hay que hablar de pobreza, dignidad, esfuerzo o resilencia. Un periodista con esencia. Que no arruga la nariz con el olor a pobreza. Que no come en los cocteles oficiales aunque las tripas estén pegadas por el hambre al espinazo, para evitar el «que diran». ¿Los nombro?..no mejor que no. Esta crónica o lo que sea no es para el pueblo…es para mis compañeros de labores. Para el dinosaurio cervecero que se pone de mala pulgas en la cerveza numero 15 y que le «saco» una botella de ron al último Gobernador «por vaca» . Para el guatón parrillero que anda de viaje por Santiago con sus hijos . Para el viejo de la diabetes que se toma sus wiskachos argumentando que «de algo hay que morir». O para ese periodista chiquito que dejo la calle para irse a una oficina a juntar plata para instalarse con un bar. Para ellos es esta nota. Para esa «mina» amiga mía que se deslumbra con sus hijas deportistas y a la que sin emabrgo nunca la he visto escribir un artículo sobre las mismas, a pesar de que sus hijas tienes los meritos suficientes. Sin olvidar a ese «periodista» que fue político y que desde la radio habla clarito y fuera de ella le aparece una papa en la boca que llama a risa a sus compañeros de otros medios. O para ese «periodista» que tiene nombre de animal salvaje y que se enternece cada vez que le toca un drama social. Que silenciosos se estremece e involucra a su familia para ir en ayuda mas alla del periodismo. O Para ese que con grabadora encendida hace una preguntas mas largas que la esperanza del pobre y cuya respuesta siempre es corta y diferente a lo que le pregunta. Esa es mi clase de gente. Los que me hacen sentir orgulloso. Esos que inician su dia «bendiciendo» a sus seguidores por el Facebook. O contando a qué hora se acuestan y anunciando por anticipado que viene un incendio porque son medios «yetas» o «yetas enteros». Los he visto llorar calladitos sobre el alfeizar de un edificio ante un suicido que no debió ocurrir. Los he visto tratando al Presidente Piñera de «tu» porque saben que representan al Pueblo al que informan. Los he visto llegar hasta el gobierno convertidos en autoridad y buscar la forma de rasguñar recursos para ayudar a su «clase» a los «periodistas» de la calle.

¿Que trabajo es este?. Mal pagado. Presionado. Incomprendido. Un verdadero apostolado. Son hombres y mujeres que se desviven por la noticia, por informar a su pueblo, por llevar la ultima «copucha» o la ultima desgracia. Los que informan. Los que no tienen horarios. Los que no descansan. Los que estan siempre al pie del cañon. Los periodistas de Osorno y por que no decirlo los periodistas del país.

 Entre ellos. Mi amigo personal: JP y en quien represento al medio.

Hey chiquitito…deja tu oficina calientita, tu sillón mullido y tus sobresaltos…aun queda vino malo en el cuchitril y hay prensa y periodistas de la calle suficientes para pegarse una «tranca» de aquellas que nunca saldrán en la noticias…solo porque tu las escribes …solo porque tú la mereces en el día del periodista. Felicidades en tu dia.

 Nota del Editor : cuando tenga plata.. los contratare para que vengas a trabajar conmigo, les daré celular con minutos ilimitados, les pagare la colación y la movilización, les daré 15 días de vacaciones al año para ti solo y no les presionare para que puedas trabajar tranquilo, para que se concentren en tu trabajo y para que con tus notas periodísticas ayuden  que esta sociedad sea mejor… jajajaja…¿lo creíste?… perdone la broma… amigo mio…siga en su realidad… trabajando de sol a sol para que esta ciudadania que muchas veces no le reconoce siga estando por usted informada…aunque usted deba pagar un precio que muchas veces no es justo y aunque muchas veces las ciudadanía desconoce )

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

Todavia queda vino malo en el cuchitril