Published On: Sáb, Jun 21st, 2014

La derecha no sabe para quién trabaja : Interpelación al Ministro Rodrigo Peñailillo

Share This
Tags

peñailillo

Daremos por sabido que la ciudadanía entienden dos de los tres conceptos aquí vertidos. Concertación y Nueva Mayoría. Entendemos así mismo que ni la propia derecha entiende el concepto de derecha. Pero ese es un punto aparte.

Trataremos de sintetizar una explicación al respecto a fin de entender la interpelación al actual Ministro del Interior Rodrigo Peñailillo o la Ministra de vivienda Paulina Savall.

La Concertación es ese referente político que gobernó nuestro país entre marzo de 1990 y Marzo de 2010. Su fracaso frente a la Alianza por Chile no estuvo dado por la brillantes política de una derecha hoy casi muerta, sino que por su propios errores. Mas finito aún. Con la perspectiva del tiempo queda claro que la Derecha no ganó, sino que la Concertación perdió. Quizás es el joven diputado Diego Paulsen de Renovación Nacional quien mejor describe a la Concertación a través de su intervención en la Cámara de Diputados en relación a la Reforma Tributaria. En ella enumera una serie de hechos que son los que finalmente ante la opinión pública terminan por sepultar electoralmente a la Concertación entregándole el Gobierno al Ex presidente Sebastián Piñera. (ver video minuto 2:37 al minuto 4:58)

La respuesta ante esta debacle vino de los elementos mas jóvenes de la Concertación. En Osorno en el marco de una gira por la zona Carolina Toha y Ricardo Lagos Wevar intentaron un re- bautismo de la Concertación con cirugía profunda más que maquillaje al que llamaron inicialmente «progresismo». Ni sé cómo, ni cuándo se acuño el término «Nueva Mayoria» pero así quedó y así se llama actualmente. Pero proviene de este esfuerzo inicial. Para la Derecha no existe ninguna diferencia. Para el ex concertación, para sectores de la Izquierda, para el progresismo, para Michel Bachelet y para Rodrigo Peñailillo la diferencia es abismante y categórica.

La figura de Michel Bachelet tenía por si sola un peso político electoral que le permitía mantener su independencia frente a la Concertación de partidos políticos a los que final e inentendiblemente termino incluyendo en su nuevo gobierno. Pero se hacía necesaria una cirugía mayor. La nueva mayoría no cometería los errores y procedimientos que Diego Paulsen denunciaba extemporaneamente. Se terminaría los vínculos con el establishment instalado en años de soberbia, arrogancia y exclusión política y social y porque no decirlo era necesario cortar vínculos con la incipiente cultura de la corrupción. La Nueva Mayoría mas que un maquillaje o un re-bautismo es casi una visión filosófica que busca recuperar el idealismo que se perdió en los años de Concertación al fondo del bolsillo de unos muchos que aparentan ser pocos.

Cada movimiento o desplazamiento trae asociado el roce. El roce provoca en forma natural resistencia. Una cirugía de este tipo no iba a pasar desapercibida sin provocar roces ni resistencia. El error del Gobierno y del propio Ministro Peñailillo ha estado en creer justamente que esos muchos, mencionados en el párrafo anterior, eran pocos. A menos de un mes de instalado en el Gobierno y mientras se estructuraba la conformación de los diferentes cargos la Vieja Concertación ya estaba levantada en armas. Se resistía obviamente. El primer embate fue con caballería y carga cerrada. Hace unos 30 días todavía se escuchaba decir que «al ministro le queda poco» . Hoy existe un repliegue de fuerzas y se ha atomizado el blanco . Se escucha decir «al intendente le queda poco». Pero ese también es un punto aparte.

La vieja concertación se encontró con una muralla compacta de voluntades, de buenas intenciones y de idealismo puro y una Presidenta que en ese ámbito no está dispuesta a transar. De tal magnitud fue el primer choque que la «reculada» de algunos, si revisamos la prensa solo en la región, trajo asociadas algunas «vueltas de carnero» más que visibles.

El Gobierno se ha mantenido tal cual. Las hostilidades aparentemente desde la Concertación han cesado. Aunque pareciera ser que en esta oportunidad la estrategia ha sufrido un cambio silencioso y la furia de los titanes ha dado paso a la astucia de las serpientes. Tal cual. Los ataques parecieran venir ahora desde el flanco. Alguien acuño el concepto «complice pasivo» la verdad que salvo el Diputado y Presidente del Ps Oswaldo Andrade la Defensa al Ministro del Interior Rodrigo Peñailillo ha sido bastante escasa. Al punto que debió salir en persona a fustigar a esta derecha que actúa, luego de la derrota electoral, con el Sindrome del «Niño Taimado» y haciendo uso de «giro doloso de Interpelaciones» (este concepto es una adaptación de los dichos de Fidel Espinoza en torno a los subsidios entregados en el gobierno anterior). Una interpelación sin mayor sustento que a mediano plazo podría incluso afectar la credibilidad de la derecha y que es alentada desde la sombras a través de un silencio culposo. El punto termina siendo siempre en contra de la derecha. En cualquier escenario. Se nota la ausencia de una visión de Estado. El porqué de la Interpelación esta dado porque Rodrigo Peñailillo representa la visión atacable de la Nueva Mayoria sin correr el riesgo de tener que atacar directamente a Michel Bachellet. Imagínese Usted que hasta el vestuario de Peñailillo ha sido motivo de críticas y no precisamente por programas de farándula. Lo que Peñailillo representa es el quid del asunto. Lo que quiere eliminar, la espina en el zapato de esos muchos.

El error del Gobierno quizá ha sido dejar abierto un flanco en su defensa. Integrar como gesto de buena voluntad a elementos de la Concertación en el Gobierno de la Nueva Mayoria, via cuoteo. Elementos que han sabido rentabilizar sus nexos con la derecha en una suerte de Co-Gobierno con militantes de la derecha que aún permanecen ocupando cargos obtenidos en la administración Piñera. Son muchos los directores de servicios que aún faltan por nominar o remplazar. Recordemos que la Concertación y algunos elementos de la derecha más de una vez comieron del mismo plato y los vínculos que se generaron se mantienen actualmente en base a beneficios recíprocos. Una situación que pareciera lesionar el espíritu que justamente buscaba instaurar la Nueva Mayoría. Es necesario, entonces,  restablecer el orden natural de las cosas que la Nueva Mayoria intentaba cambiar. Es necesario, quizá, un golpe de timón. Sin muchas sutilezas. Con fuerza. Con convicción. Que deje asentado un precedente.

Recientemente en Osorno el Presidente Distrital de la Dc Richard Lepe anuncio algunos cambios al interior de su partido. Entre ellos la revisión del padrón electoral y la restructuración e instauración del tribunal disciplinario. La noche de los cuchillos Largos lo denominamos. Un término un poco fuerte pero que demuestra carácter político a la hora de enfrentar conflictos internos. Si ellos pueden,  hay que entender que la Nueva Mayoría se gano en las urnas el derecho de hacerlo. Si quieren proyectar gobernabilidad se deben terminar con las tibiezas y adoptar las medidas que sean necesarias. La Nueva Mayoría lo exige y el pueblo lo espera. Aunque el Gobierno está en un 75% instalado ha llegado el momento de alinear las fuerzas y de paso abrir las instancias al debate sobre los distintos temas controlando también la excesiva pasión y celo que demuestran algunos integrantes de la Nueva Mayoría. Mal que mal no todo es Blanco y negro y el programa de Michel Bachellet no es un edicto Talibán. ¿Se entiende ahora la interpelación al Ministro Peñailillo? . Vea Usted en que creer y por favor tome partido y sea consecuente con el cambio.

PD: Una cosa más : Cabe señalar que en la derecha igual existe un sector importante que mantiene «una muralla compacta de voluntades, de buenas intenciones y de idealismo puro» la diferencia está en que ni ha comenzado el ruido de sables , ni el movimiento de tropas. Por lo que estamos a la espera.

 

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.

La derecha no sabe para quién trabaja : Interpelación al Ministro Rodrigo Peñailillo